A más de un mes de la puesta en vigencia de la ley del 20 por ciento; es bueno hacer un análisis de lo que ha cambiado en tan poco tiempo, para bien o para mal.

En principio, resultó lamentable que terminaran teniendo la razón las personas que mencionaban que esto sería un empujón para las ya consagradas “vacas sagradas” de la música chilena (Porque a muchos no se les puede dar el adjetivo de rock) Con gran decepción, nos fuimos dando cuenta de que, los primeros días de programación, de las dos emisoras emblemáticas del estilo en nuestro dial Santiaguino; se aburrieron de programar y reprogramar a Los Prisioneros, Florcita Motuda y Los Jaivas, entre otros. (Que quede claro que no estoy en contra de estos exponentes que tienen sus méritos suficientes por sí mismos)  Pero más frustrante, fue el oír a artistas como Manuel García, Bunkers o Francisca Valenzuela, en las dos radios “Rock” FM de la capital. Situación que se iría normalizando con el pasar de los días, ampliando la oferta programática con agrupaciones que  son del estilo, aunque “causalmente”, se pasa por alto alguna que no lo es.

Hay que destacar que, como la mayoría de los ciudadanos chilenos, las mismas emisoras no entendieron bien el metaleros unidos3alcance de las modificaciones a la Ley N° 20.810 y N° 19.928, asumiendo que, el porcentaje de música nacional solo debía ser de artistas inscritos en la SCD. Por lo que, tras un par de semanas, la misma ARCHI envió un comunicado interno informativo, a todas las emisoras del territorio aclarando varios puntos, en los cuales destaca el siguiente:

«¿La música chilena debe estar inscrita en la SCD para efectos del cumplimiento de la ley?

R: No es necesario. Toda canción de autor o intérprete chileno es válida para el cumplimiento de la ley.» (SIC)

Lo preocupante acerca del comunicado mencionado más arriba, es la baja cantidad de música nacional, con menos de tres años de producción, que ostentan en sus catálogos las respectivas emisoras. Por lo que el mismo comunicado, recomienda hacer más programas de conversación o bien repetir los programas del día, durante la noche, para poder así menguar la cuota de música obligatoria exigida por la modificación de ley. Con esto se ratifica que las bandas chilenas que tengan grabaciones, en calidad radial (No Demo), deben hacer valer su derecho haciendo llegar sus trabajos a las radios, para que así amplíen su parrilla de música emergente (Que equivale al 25 por ciento de ese total de 20 por ciento)

Otro punto alarmante, de dicho comunicado, se refiere a la fiscalización:

«¿Quién está a cargo de la fiscalización?

R: Nadie. El proyecto original contemplaba que fuera la SCD, lo que fue rechazado en ambas cámaras. No hay ningún organismo o entidad encargada de fiscalizar.

Ningún “inspector” o representante de ninguna entidad, está habilitado legalmente para requerir ningún tipo de información respecto de la programación de la radio o aplicación de la ley.»  (SIC)

Cabe destacar la excelente disposición que han tenido las radios, a pesar del ítem mencionado, haciendo valer la puesta emetaleros unidos2n marcha de la ley, en conciencia. 

Asunto que se destaca también en una de las carillas del comunicado:

«No obstante, esta norma establece para las radios, la obligación legal de emitir un 20% de música nacional. La recomendación es cumplir de buena fe con la obligación que se nos impone.» (SIC)

Nos faltaría el Feed Back de regiones.

Sigue pendiente la “ley del telonero”, que fue aprobada recientemente en el Congreso, a espera de publicación. Solo queda confiar que no tenga las mismas falencias o detalles que harían imposible la fiscalización, o quedaríamos al criterio y buena fe de las productoras.

 

Texto: Cristián Carisma

Fotografías: Marcha de Ley del 20 por ciento