Un show apasionante es el que ofrecieron la dupla de bandas que se presentaron en una nueva edición de Sesiones Rockerio.

 

Jueves 16 de Marzo de 2017
House Rock & Blues

Cuando el reloj marcaba las 22:17, MADREDEDIOS se apropió del escenario marcando los primeros acordes de una jornada caracterizada por la calidad sonora y una revisión basada principalmente en su próximo disco homónimo, que se tradujo en una actuación íntima, aunque no carente de potencia. Liderados por la desafiante actitud de Jonathan Salas en Voz y Guitarra y la avasalladora fuerza de Alejandro Bley en Guitarra y Coros, completan el cuarteto la impronta de Luis Emilo Cerda en Batería y la rudeza del recientemente incorporado Danilo Espinoza en Bajo y Coros, quienes abrieron su presentación con la rockera ‘Ahora’, la que dio paso a la densidad de ‘Sanatorio’, canción que hizo fluir los bramidos de Salas. El vocalista agradece la invitación a sus colegas de Akinesia, antes de continuar el set retornando también al stoner con ‘Viajero’ y ‘Lo Que Buscas’. El momento de desenvoltura de MADREDEDIOS, llegó con una ráfaga de temas que Bley anunció como “Puro Punk Rock”, así es como tuvimos una vertiginosa terna de cortas pero eficaces composiciones que arrancaron con ‘Reacción’ (De su disco debut «Sin Rabia al Nacer»), ‘Traga’ y la revolucionaria ‘Banderas Negras’. Finalmente, ‘Traficando Conciencias’ se encargó de sellar una correctísima actuación de los nacionales, que abandonaron el entarimado en medio de sinceros aplausos del público presente.

‘Historia Vertical’ canción que titula su segundo álbum, fue el punto de partida para los maipucinos de Akinesia en su primera presentación en el local de Ñuñoa. Extraordinario el fiato que presentan en directo Ricardo Pavez y su particular tono de voz en Guitarra y canto, Franklin Fernández con la contundencia de su Bajo y Coros y Cesar Cisternas imprimiendo el latido del corazón de la agrupación en la Batería, dejan en claro por qué fueron elegidos para abrir el show en Chile de los trasandinos de La Renga. Antes de continuar con la poderosa ‘Puñal’, Ricardo consulta como está sonando todo, a lo que el público exige subir más el micrófono del vocalista, cuestión que dejó al power trío sonando como una aplanadora. Un pequeño repaso por su trabajo debut «La historia no nos consideró jamás», llegó de la mano de ‘Cabeza de Canción’ la que explicó Pavez su importancia ya que contiene la frase que da nombre a su primera placa. ‘El Despique’, esta vez sin los versos introductorios que emulan a Pablo Neruda, nos entregó otra de las buenas composiciones de la segunda placa de la banda. Pavez toma la palabra para dedicar esta presentación al recientemente desaparecido cantautor Ángel Parra y aprovecha de homenajearlo con ‘Canción de Amor’ en uno de los momentos más emotivos de la noche del pasado jueves. Retomaron la velocidad con la excelente ‘Macabro Vuelo’, para seguir viajando por «Historia Vertical» por medio de ‘Tensa Latencia’ y ‘Corteza’ canción en que Franklin Fernández toma la voz principal. Lo que debía ser el final del show, llegó con el ya clásico ‘Volantín o maletín’, haciendo un nuevo guiño a su primer trabajo de estudio, un corte acorde para cerrar de gran manera esta poderosa presentación, aunque el público dijo otra cosa y exigió una más. El trío se puso de acuerdo y disparó sus últimos cañonazos con la estremecedora ‘Vendo Mis Manos’, que alcanzó la perfección sonora, con un Pavez  sacrificándose por llegar a los tonos altos sin el éxito deseado, sin embargo, fueron aplaudidos a rabiar por su esfuerzo.

Una fecha que nos presentó a dos tremendos exponentes del rock nacional original en una nueva Sesión Rockerio. Calidad innegable de ambas agrupaciones que supieron brindar un espectáculo de alta categoría.

Fotografías: Negra Ho
Texto: Cristián Carisma