Las agrupaciones llenaron las expectativas de los fanáticos

 

A recinto lleno se presentaron el día de ayer los varones de Hammerfall junto a los nacionales de Neogenesis. Una cita netamente de power metal, que viene a exaltar una vez más el género que ha tenido varios puntos altos en el último tiempo, recordando los pasados show de Helloween, Rhapsody, Sonata Arctica por nombrar algunos.

 

Este nuevo encuentro traía de vuelta al país a Joacim Cans y compañía, quienes vienen presentando su reciente disco ‘Built To Last’, además celebrando el cumpleaños número 20 del discazo ‘Glory To The Brave’. Se sumaba también otra sorpresa y era el debut de los porteños Neogenesis, compartiendo escenario con un artista internacional.

 

Un show intenso de ambas agrupaciones que te detallamos a continuación.

 

Martes 5 de diciembre de 2017
Centro de Eventos Blondie, Santiago

Neogenesis

Para comenzar esta esperada jornada, abren los fuegos, Neogenesis quienes de manera puntual, a las 20:00 horas, comenzaron con ‘Cy’, en donde la energía comienza a retomar lentamente par luego ya ir sacudiendo las palmas al ritmo de ésta. Sigue ‘Volviendo a Nacer’, donde junto a ‘Oscura Soledad’ reciben los fuertes aplausos de la fanaticada que cada vez aumentaba más.

 

En ‘Sonidos del Metal’ vemos a algunos cantando y moviendo la cabeza al son, lo mismo ocurre con ‘Aferrado a Todo’, pero esta vez se incluyeron los puños en alto y el vitoreo de “Neogenesis, Neogenesis”. Culminando llega ‘Desde las Cenizas’, donde un vez más presenciamos los clásicos headbangings.

Una presentación solida que deslumbró a quienes oían (y veían) por primera vez a los chicos.

 

Hammerfall

Eran las 20:58 cuando las ansias de volver a ver a la agrupación sueca se volvían cada vez más fuerte. De esta forma es como empezamos a escuchar un fuerte “Hammerfall, Hammerfall”, para que tan solo dos minutos después los músicos se subieran al escenario de Blondie. Con su intro y el recinto completamente lleno, es que se dio paso a la primera canción de la jornada, la reconocida ‘Hector’s Hymn’, en donde podemos escuchar la fuerte voz de los seguidores que coreaban sin cesar. Para ‘Riders of the Storm’ y ‘Bring It‘, la euforia seguía en los aires, esta vez incluyendo algunos saltos de emoción.

 

‘Blood Bound’ de ‘Chapter V: Unbent, Unbowed, Unbroken’ oímos a todo pulmón el cántico de principio a fin de los presentes, hecho que desató también la energía para ‘Any Means Necessary’.

 

El listado continúa con ‘Renegade’, que pertenece al trabajo homónimo, los fieles no dudaron en saltar al ritmo y cantar el coro con mucha potencia. Las palabras de Joacim Cans se hacen presentes saludando a quienes estaban dentro del local y de paso resuena ‘Dethrone and Defy’ en donde vemos la buena recepción a mitad de la melodía con las palmas en alto aplaudiendo al compás. De corrido y entre saltos llega ‘Crimson Thunder’, otra de las clásicas y homónimas de la banda, que provoca los cantos de coro y los típicos “eh, eh, eh” que alientan los ánimos.

 

Con ‘Last Man Standing’ se puede volver a respirar algunos minutos y así recargar energías para lo que prosigue de la melodía, que con harto virtuosismo hace que la mayoría de las personas realicen el coro y parte del estribillo. Pasando a ‘Let the Hammer Fall’ ya nuevamente se desata la euforia y comienzan los saltos y gritos para entonar sin parar ésta icónica canción. Joacim indica que ahora sí es tiempo de tomarse un merecido descanso por algunos minutos, para luego continuar con uno de los mejores públicos que ha tenido esta gira, en sus propias palabras.

 

Es así como llegamos a ‘Built to Last’, trabajo estudio con el cual retornan al país para su promoción, y el medley instrumental ‘Glory to the Brave’, que inmediatamente abre camino para la versión completa de la misma que además resalta el álbum homónimo con que hace veinte años atrás debutaron en  la escena metalera y que además, al ser una melodía más lenta, congregó los clichés de la velada, como algunos encendedores y las manos alzadas de lado a lado. Continúa ‘Origins’ donde apreciamos los primeros empujones, por así decirlo, además de visualizar la siempre bien ponderada bandera chilena, siendo sostenida  por los músicos, de esta forma pasamos a ‘Punish and Slave’ de la placa ‘No Sacrifice, No Victory’, lanzada en 2009 donde otra vez escuchamos los vitoreos de “Hammerfall, Hammerfall”, que deja a los suecos con gran satisfacción.

 

Tras un breve receso llega el encore del show, donde nos deleitarmos con uno de sus últimos sencillos, el coreable, ‘Hammer High’ que con los puños en alto fue entonada en su totalidad. Con mucha potencia se suma ‘Bushido’ de ‘(r)Evolution’ estrenado por allá en el 2014. Finalizando queda otra de las reconocibles de Hammerfall, ‘Hearts on Fire’ que sacó la última energía que quedaba en los seguidores y que se complementó con un inmenso mosh que perduró casi toda la canción para así finalizar con el tremendo solo de batería de David Wallin, junto con el lanzamiento al aire de la guitarra de Oscar Dronjak en forma de cierre final.

 

Un gran espectáculo que a pesar del calor del recinto, hizo gozar en máxima expresión a cada uno de los fanáticos que llegaron en esta tarde de día martes. Además de obtener una grata compañía por parte de Neogenesis quienes nos demostraron con creces, que ellos eran los indicados para estar arriba del escenario.

 

Texto: Andrèe Sepúlveda
Fotografías: Mauricio Villarroel