Un trío imperdible se tomó los escenarios del Teatro Caupolicán

 

Este 29 de junio se vivió South America Tour 2017, que traía como plato fuerte a los potentes Lamb of God, formados el año 1994 bajo el nombre de ‘Burn the Priest’ y que años después adoptaría su nombre actual. Lamb of God es una banda de groove metal , que ha participado en diferentes festivales como el Ozzfest y Santiago Gets Louder  en Chile el año 2015.

 

Esta vez llega a Chile acompañado de Carcass banda inglesa pionera del  genero death metal melódico  que se mantiene activa desde el año 1986 y los alemanes de Heaven shall burn, banda iniciada en el año 1997 con el nombre de ‘Consense’ que tras grabar su segundo demo cambian su nombre al actual que mantiene. Todo ello coronado con el metal nacional de Forahneo, quienes serían los encargados de iniciar la jornada metalera.

 

Jueves 29 de Junio del 2017
Teatro Caupolicán, Santiago

Los nacionales Forahneo, dieron el vamos a lo que sería una extensa jornada metalera, quienes presentaron sus credenciales de porque se han convertido rápidamente en un referente de la música más pesada en el país. Un setlist enfocado a su primer LP, ‘Perdify’, los locales hicieron gala de su metal contestatario y de enfoque político social, interpretando el conocido single ‘Black The Day’, además de ‘F.Y.V.M.’, ‘You Speak You Lie’ y ‘Among Thieves’ entre otras canciones. Un show conciso pero contundente que encendió los ánimos y preparó terreno para la la tripleta metalera.

 

El show internacional comienza alrededor de las 19:30 hrs, con la presentación de Heaven Shall Burn en ese momento el teatro comenzaba a llenarse de los fieles seguidores de esta banda alemana que con una potente presentación hace vibrar a todo el público que se encontraba en el recinto. Deleitaron a los asistentes con temas de su último disco ‘Wanderer’, tales como: ‘The Loss of Fury’, ‘Corium’, pero también  repasando sus anteriores trabajos  interpretando canción más clásicas como ‘Combat’ y ‘Black Tears’. Acá es donde se iniciaron  los primeros mosh del certamen, donde el público se vio muy complacido con la puesta en escena de esta  gran banda de death metal melódico/metalcore.

 

Con más público presente en el teatro, llega el metal de Carcass, con casi 30 años de trayectoria son considerados la principal inspiración para la mayoría de las bandas deathgrind/goregrind de la actualidad. La brutalidad y la potente energía que transmitió la agrupación al público fue increíble, haciendo recorrido por su trayectoria musical donde se pudieron escuchar: ‘Buried Dreams’, ‘Carnal Forge’, ‘Cadaver Pouch Conveyor System’, ‘Exhume to Consume’, ‘Edge of Darkness’, ‘This Mortal Coil’, ‘Heartwork’, entre otros temas que desataron la locura en los presentes. Con una conexión increíble con la fanaticada, se pudo ver a Jeff Walker (voz y bajo) regalando constantemente uñetas, agua y cerveza a fiel a los espectadores, quienes gritaban, saltaban y empujaban en cada tema que la banda interpretada. Un show espectacular, con un sonido de guitarra estremecedor, Carcass, al vibrar de las cuerdas hacia que el público viviera algo inolvidable.

 

A las 22:00 horas, tomaban posición en el escenario, Lamb of God. La esperada agrupación comandada por Randy Blythe, inició su presentación con la brutal ‘Laid to Rest’, dejando claro que sería un jornada sus cortes más pesados, sumándose la también clásica ‘Ruin’, intercalándose con cortes de su nuevo disco como ‘Still Echoes’ o ‘Engage the Fear Machine’ pero siempre invocando a su material clásico como ‘Walk with me in Hell’ y ‘Hourglass’ dando vida a un gigante mosh para adornar la presentación de este conjunto y uno que otro “stage” que es generado por la energía que entrega el metal.

‘The Faded Line’ y ‘Set to Fail’ cerrarían la cortina de una gran presentación.Un reencuentro con la fanáticada chilena, que pudieron disfrutar de  un presentación impecable que llenó de energía y brutalidad todo el  Teatro Caupolicán, cabeceaba sus temas. Impresionante ver cómo la gente no necesitaba estar en cancha y que desde sus propios puestos podían agitar la cabeza al sonido de la música que se vivía en ese entonces en una increíble noche de metal.

 

Las cortinas se cerraron con ‘Blacken the Cursed Sun’ y ‘Redneck’, tracks que fueron tocados también en Argentina, causando la euforia final de los fanáticos, y cerrando una histórica jornada que mezcló distintos talentos, generaciones y países bajo el emblema del metal.

 

Texto: Diego Hernández
Fotografías: CQPhotographer/Diego Pino (Heaven Shall Burn)