Poesía y Rock se aliaron con un público que aportó con presencia y participación a una noche mágica y especial

 

Martes 18 de julio de 2017
House Rock & Blues – Ñuñoa

Matías Hermosilla, Licenciado en Historia, Diplomado en estudios de la música popular  y actual columnista de nuestra página, estrenó su primer poemario titulado “Mi Vida entre Rotondas: en medio de Grecia y Departamental” en una fría noche de julio, mes que ha tenido hechos inusuales como la nieve que nos invadió el pasado fin de semana, y que provocó otro hecho inusual con la cálida recepción que tuvo esta singular fecha que unió el talento literario con la música rock, evidenciando la transversalidad del arte.

El particular acto arrancó a las 22:08 cuando Matías Hermosilla, subió al escenario para brindar emotivas palabras de agradecimiento a quienes fueron partícipes de su primer vástago literario – entre ellos a sus padres, familia, Eutôpia Ediciones, profesores, alumnos y amigos-  y pasar a presentar a los primeros invitados de la noche; Claudio Rolle, Doctor en Historia, Profesor del Programa de Estudios Histórico-Musicológicos y coautor de los libros “Historia social de la música popular en Chile”, quién se refirió principalmente a la obra, analizándola y haciendo un paralelo en algún momento con la poesía del autor mediante el libro “La nostalgia ya no es lo que era”, que refleja las memorias de la actriz francesa Simone Signoret. También hizo uso de la palabra el poeta rockero Fabio Salas, Licenciado en Literatura de la Universidad de Chile, Catedrático de Rock y contracultura, además de autor de numerosas publicaciones en que destacan los ensayos rockeros: “El grito del amor”, “Cartografías del rock chileno y la nueva canción chilena” o “Aguaturbia: una banda chilena de rock” entre otros, quién fue la persona que inspiró a Matías a introducirse en el estudio de la música rock, aparte de ser su profesor. Salas, antes de leer un sensible texto que tenía preparado, nos entregó una frase que definió perfectamente la jornada: ‘No cualquiera llena el House un día martes y menos con un libro de poesía’. También hizo un símil del estilo de Hermosilla con un irlandés latino ante las sonrisas cómplices de los presentes.

Pasada esta primera parte, llegó el turno para que Matías ofreciera una breve introducción en que destacó la cercanía que se había generado con la banda de rock Simio, luego de que su vocalista Fernando Pinto, se haya encargado gentilmente del diseño de portada y el guitarrista Pablo Aliaga, de la fotografía de solapa de la obra. Tras ese manifiesto es que Simio en pleno hizo su ingreso al entarimado para musicalizar el poema que abre la publicación, el homónimo ‘Mi vida entre rotondas’, en una instancia especial también para ellos ya que era el debut en vivo de su nuevo baterista Borislino Aravena. Luego de interpretar “Broken” y “Still” un par de piezas contenidas en el nuevo EP de la agrupación santiaguina titulado «Black», siguió la poesía con ‘La cruz de las iglesias’, la que navegó en las olas del arpegio de “Confused”como fondo. El show musical continuó de la mano de “Liar” y la canción “Silence of your Lies”, ésta última dedicada por el cantante a alguien que le hizo mucho daño a la banda en el pasado, antes de la prosa de ‘Gracias por intentarlo’ la que usó como tema incidental un arreglo tipo blues de Aliaga que decantó en el pre-coro de la excelente power ballad “Drifting”, generando una bonita atmósfera. “Other Side”, corte que da nombre a la placa debut del grupo, fue la antesala para presentarnos tres composiciones inéditas que estarán incluidas en su próximo trabajo; “Burn Victim”, “Fuck Off” y “Never Break”, que dejaron en claro un giro más rockanrollero y rudo de la agrupación tras los cambios internos en su formación. El último poema del libro, ‘En mis palabras’, fue recitado por Matías con envolventes melodías estilo outro por parte de Simio, para finalizar su actuación entre merecidos aplausos. Fernando Pinto dirigió los elogios a Matías y Pablo Aliaga le agradeció la invitación a esta importante noche. Finalmente lo que despidió a los artistas fue una ovación tal como se acostumbra en el teatro; con reverencias de todos los protagonistas recibiendo una enorme aclamación que fue la melodía incidental a una de las partes más emotivas del show.

Una noche que operó como una analogía al uróboros de la portada del estreno literario de Matías; redonda en cuanto a poesía, música, público y emociones. Y eso es fruto de las ganas de hacer algo diferente, pero con cariño preparación y colaboración; desde el local y su gente que abrieron sus puertas creyendo en esta experiencia, la banda Simio que no dudó en decir presente desde un principio, Andrés Loyola de la banda Kaleuche que confeccionó el afiche, los medios de prensa que aportaron con la difusión y por supuesto que los versos que se apoderaron del rock por unas horas.

Texto: Cristián Carisma
Fotografías: Negra Ho