Los noruegos triunfaron nuevamente en Club Chocolate

 

Los fanáticos de Leprous esperaron expectantes este segundo concierto que recibió a casi la misma cantidad de personas que la del martes 5 de febrero, quienes desataron su euforia y alegría de ver a los noruegos, esta vez en compañía de Crisálida quienes dejaron todo de si en el escenario.

 

Jueves 7 de febrero de 2019
Club Chocolate, Recoleta

Crisálida

A tan solo minutos antes de las 21:00 horas, los nacionales de Crisálida se subieron a la tarima del club para dar inicio a ‘Araucana’ la primera canción en entonarse para este show de apertura a Leprous, siendo cantada por varios de los que iban llegando al lugar. Entre aplausos se dio paso a ‘Cabo de Hornos’, perteneciente al más reciente disco ‘Terra Ancestral’.

 

La siguiente melodía que se sumaba a esta presentación, era nada menos que un adelanto de lo que se viene para el nuevo álbum, hablando de ‘Kuntur’, que dejó a algunos de los seguidores presentes muy entusiastas y expectantes a lo que Crisálida se trae entremanos.

 

La homónima al disco, ‘Solar’, encantaba con su potencia, y ‘Morir Aquí’ fue una de las que pudimos escuchar los cánticos y visualizar algunos headbangings tras escuchar los bien ejecutados guturales de Cinthia Santibáñez. Hecho que también sucedió en ‘Raco (Vientos del Sur)’ una de las más aclamadas por los seguidores de Cinthia, Damián Agurto, Braulio Aspé y Felipe Cortés, la cual dejó al público fascinado por su calidad musical.

 

Leprous

De manera puntual comenzó esta segunda velada junto a los carismáticos músicos de Leprous, quienes dieron el puntapié inicial con ‘Foe’ la que elevó inmediatamente los ánimos para luego continuar con ‘The Flood’, la cual fue coreada en totalidad. Si bien Leprous cuenta con varios discos, no podía faltar nuevamente la clásica ‘From the Flame’ que desató la euforia entre los participantes.

 

No podemos negar que esta segunda fecha iba a estar claramente ligada a las canciones menos comunes de la banda, y así sucedió con ‘Triumphant’ del álbum ‘The Congregation’, la que además nunca antes había sido tocada en vivo, por lo que la piel de los fieles se erizó de emoción, hecho ocurrido también con ‘Acquired Taste‘ del gran ‘Bilateral’.

 

‘Leashes’ y ‘Rewind’ se enlistaron y produjeron algunos saltos y manos alzadas de los fans mientras resonaban. ‘The Weight of Disaster’ fue otra de las tremendas en sumarse, y ‘Salt’ se llevó todos los aplausos tras oír los enérgicos y entonados altos de Einar. ‘Bonneville’ fue otra de las que se repitió el plato, pero no por eso fue menos disfrutadas por los asistentes que, aunque no fue sold out como el show anterior, llenaban gran parte del local.

 

La potencia seguía en alto junto a ‘Forced Entry’, la que tras terminar dio paso a un corto receso y los míticos coreos de “no nos vamos ni cagando” y los “olé, olé, olé” al ver a los chicos retornar al escenario. Hecho que nos dejó con dos tremendas canciones ‘The Price’ y la anhelada ‘Third Law’ la cual nos ensordecía con los cantos del público.

 

Una noche en la cual se pudo presenciar mucha energía y música de una tremenda calidad, que a pesar de mínimas fallas técnicas, la gente todo lo que hacía era disfrutar, e incluso en ambas noches, varios fanáticos se quedaron algunos minutos más después del concierto, pudiendo así conocer al quinteto que no tuvo problemas en firmar, conversar y tomarse algunas fotos.

 

Texto: Andrèe Sepúlveda
Fotografías: Mauricio Villarroel