La primera fecha de los noruegos fue un completo sold out

 

El debut de Leprous en nuestro país era una de las noticias más esperadas por los fieles fanáticos, y que cuando se anunció, fue una muy grata sorpresa. Al pasar los días, esto se multiplicó y no solo en entusiasmo, si no que también por la segunda fecha que se anunció. Además, se nombraron bandas invitadas para dichas jornadas, en la cual en su primera velada, serían los nacionales Mourning Sun.

 

Martes 5 de marzo de 2019
Club Chocolate, Recoleta

Mourning Sun

A las 19:55 horas, se posicionan los nuevos miembros en vivo de Mourning Sun, quienes junto a Ana Carolina dieron paso a una leve intro que luego nos desplazaría a la envolvente y oscura melodía que los chicos poseen.

 

Si bien este era el primer show en vivo junto a Camila Milla, Ramón Pasternak, Rodrigo Morris y Vincent Zbiden, claramente ni se notó, con su propio estilo se desenvolvieron de manera única frente al público.

 

Esto ameritó fuertes aplausos para el quinteto, quienes nos deleitaron con canciones como ‘Vena Cava’, ‘Cabo de Hornos’ y ‘Latitud 56’s’, perteneciente a su más reciente trabajo del mismo nombre. Ana, su vocalista, finalmente culmina con palabras de agradecimiento expresando su felicidad por el gran recibimiento de los asistentes, ya que muchos los vieron (y escucharon) por primera vez.

 

Leprous

Tan solo unos minutos pasadas las 21:00 horas se dio paso al plato fuerte, los chicos de Leprous que finalmente pisaban el territorio nacional, se posicionaron en la tarima para derivar a una pequeña introducción que daría paso a ‘Bonneville’ y ‘Stuck’, ambas canciones pertenecientes a su más reciente disco, ‘Malina’, siendo cantadas a todo pulmón y en su totalidad.

 

En ‘Echo’, los seguidores estaban cada vez más emocionados por la calidad tanto musical como vocal que desarrolla Simen Børven, Tor Oddmund, Baard Kolstad, Robin Ognedal y Einar Solberg, y es que ver a Leprous en vivo es todo un lujo, una energía tan potente que traspasa la piel y eriza nuestros sentidos. Alabanza que se produjo también con ‘The Valley’, siendo coreada con mucho entusiasmo.

 

Un poco de aliento fue lo que nos brindó ‘MB. Indifferentia’, del segundo disco ‘Bilateral’, aunque para el final de ésta, la potencia regresó a los cantos y así también ocurrió con el single ‘Golden Prayers’ lanzado en 2018. ‘Restless’ fue la que más elevó los headbangings de las personas que repletaron el recinto de Barrio Bellavista, y es que esta melodía, es imposible pasarla desapercibida, por sus grandes cambios musicales y vocales que encantan al oído.

 

El cover a Massive Attack, ‘Angel’, se sumó al setlist y fue otra de las cuales nos envolvió en su mística. Luego, ‘Slave’, prosiguió con esto hasta llegar al clímax gutural en la excelente voz de Einar. ‘Mirage’, fue otra de las que encantó a los fans que no cesaban su energía, sobretodo en canciones como ‘The Price’ y ‘The Cloak’ que forman parte del álbum ‘The Congregation’, uno de los bien aclamados por la crítica especializada.

 

Ya finalizando la jornada se interpreta ‘Illuminate’, de ‘Malina’ también, que mantuvo los cánticos de principio a fin. Si bien con esto muchos ya estábamos pagados con el show, la banda nos quiso sorprender con un ya clásico, nada menos que con ‘From the Flame’, hecho que hizo saltar y gritar de emoción al público quienes no titubearon ni un segundo al cantar.

 

Fue una excelente noche en la cual se vio destacada por la felicidad y estupefacción de los integrantes noruegos quienes no podían creer lo que estaban viviendo, y es que la insistencia del público con sus comentarios en redes de “come to Chile”, dieron sus frutos en una tremenda calidad a la que estamos acostumbrados a entregar, más si es la primera vez de un artista en el país, lo cual se notó, y se volverá a desarrollar este jueves 7 de febrero.

 

Texto: Andrèe Sepúlveda
Fotografías: Mauricio Villarroel