El local de Providencia se invadió con el mejor repertorio que mezcló lo mejor del metal internacional y nacional

 

Rage se presentó en Chile por segunda vez. La primera había sido en el año 2011, para así llegar al 2018 al Club Subterráneo para presentar su disco ‘Seasons of the Black’. Para la velada invitaron a los potentes nacionales de Austral y a Iron Spell.

 

Viernes 2 de febrero de 2018
Club Subterráneo, Providencia

Austral fueron los encargados de abrir la jornada. La banda que mezcla thrash metal con sonidos e instrumentos propios de los pueblos originarios, encendieron al público con melodías como ‘Newen’, ‘Kloketen’, ‘Cacería’, ‘Mantra Suicida’ y ‘Franja de Sangre’.

 

La gente respondió bien al interesante sonido al que la banda autodenomina metal étnico. Oriundos de la capital, Pablo Yáñez, vocalista de la agrupación, se mostró contento por una tendencia que se viene dando, bandas nacionales tienen la posibilidad de mostrarse teloneando a bandas de inmensa trayectoria internacional. “La raja que bandas nacionales teloneen a bandas como Rage”, señaló Yáñez. Los solos de Austral me recordaron mucho al ‘Black Album’ de Metallica.

 

Iron Spell

Luego llegó el turno de Iron Spell. Cuando la banda de heavy metal subió al escenario, el cuero y los remaches se apoderaron del lugar. De la mano de canciones como ‘Evil Gipsy’, ‘Night of The Mothman’, ‘Torches in the Woods’, ‘We are Legion’, ‘Riding in the Darkness’ y ‘Heavy Metal Witchcraft’, que pusieron a vibrar el público que asistió al recinto.

 

Merciless, cantante de Iron Spell era muy parecido a Rob Halford, no solo fisicamente y en su forma de vestir, sino que también al momento de cantar, sus estridentes tonos te hacían poner la piel de gallina. Noté que Iron Spell, tenía muchas influencias del heavy metal, los solos tenían gran parecido a los de Iron Maiden, tanto en la velocidad como en la estructura musical. Terry, guitarrista de la agrupación tenía una postura parecida a Adrian Smith, al momento de tocar.

 

Rage

Siempre viene lo mejor para el final, el plato fuerte de la noche, Rage. El público comenzó a corear “Rage, Rage, Rage”, desatando la locura en el club. Los alemanes hicieron retumbar el sonido de todas sus épocas como ‘Justify’, ‘My Way’, ‘Nevermore’, ‘Turn the Page’, ‘Deep in the Blackest Hole’ y ‘Blackened Karma’. Rage se relacionó con la gente como pocas bandas lo hacen, Peter “Peavy” Wagner, se ve como un tipo fuerte, recio y frío, sin embargo, interactuó mucho con el público, mostrando una sencillez y disposición realmente envidiables.

 

Marcos Rodríguez es venezolano, al hablar español, conversó durante todo el concierto con el público, haciéndolo reír con sus comentarios sobre su edad, hizo de traductor entre Peavy y el público. La última canción probablemente fue la más emotiva de la noche, en ‘Higher than the Sky’, la banda alemana realizó un homenaje a Ronnie James Dio, tocando entre medio de la canción pedazo de ‘Heaven and Hell’ y ‘Holy Diver’, para volver a ‘Higher than the Sky’.

 

Vassilios Maniatopoulos, baterista de Rage, se emocionó hasta las lágrimas por el cariño del público y el hermoso ambiente que se generó en el reconocimiento a Dio, para luego culminar este retorno, dejando satisfechos a cada miembro de la banda, así también a los artistas nacionales, y de vuelta también por parte de las bandas a sus seguidores.

 

Texto: Álvaro Alfaro
Fotografía: Diego Pino