Estuvimos presentes en uno de los conciertos más emblemáticos del año, donde la camaradería, unidad y el thrash metal, fueron la tónica que tildó esta noche.

 

El mar de chascas y la cofradía del thrash metal se unieron en Santiago junto a los nacionales de Massive Power, Nile y nada menos que Testament en un Caupolicán lleno de energía.

 

Jueves 24 de agosto de 2017
Teatro Caupolicán, Santiago Centro

 

Massive Power

Los primeros en salir a tocar serían los nacionales Massive Power, más que puntuales, le dieron la partida a esta noche de 4 horas de metal extremo, jornada que no dejó espacios para el flaqueo. Sólo faltando 5 minutos para las 20:00 horas, sale la banda nacional y hace ingreso al escenario entregando una inyección de energía, cargados de carisma.

 

Su turno en escena se hizo corto, puesto que sólo poco más de 40 minutos fue su tiempo para interpretar canciones como ‘Homicidal Blackouts’, ‘Rightwing Control’, ‘Mass Crime Corporation’, ‘Polítical Class’, ‘Force’ y ‘March of Destruction’.

En palabras de Rodrigo Echeverría en representación de Massive Power, declaró que para los integrantes fue un día emocionante, “estábamos ansioso e ilusionados de poder tocar en un escenario tan importante, como lo es el Teatro Caupolicán y más siendo soporte de una de las bandas pilares del thrash metal y una influencia absoluta para nosotros como lo es Testament”, comentó. Además destacó el despliegue profesional del baterista de Nile: “es de un estilo diferente al nuestro, sólo te puedo decir que tienen un batero tremendo y un profesionalismo indudable. La experiencia global sin duda fue inolvidable”. Su participación estuvo marcada por el carisma que caracteriza a la banda chilena, regalando todo el talento, despliegue profesional y muchas cervezas!

 

Massive Power seguirá trabajando en una segunda producción, que esperan verá la luz a inicio del próximo año. En esta oportunidad pudimos ver todo el estilo clásico del thrash metal chileno, que demostró calidad, técnica y destreza.

Luego de unos minutos de espera siguió la banda Nile, que en su impecable presentación, se puede destacar la coordinación y la técnica ejecutada a perfección. Pasando por discos como ‘Those Whom the Gods Detest’ con Kafir!, por la placa ‘Annihilation of the Wicked’ con ‘Sacrifice Unto Sebek’, el trabajo musical de ‘What Should not be a Unearthed’ con ‘In the Name of Amun’, y del disco ‘In their Darked Shrines’ con las canciones ‘Sacrophagus’ y ‘Unas Slayes of the Gods’. Del trabajo ‘Black Seeds of Vengeance’ con la interpretación de  ‘Defiling the Gates of Ishtar’ y su homónimo se construye un setlist (no en ese orden por supuesto), de estas 7 canciones que alcanzó a resumir parte del legado de Nile. Una agrupación que enfatiza la técnica, coordinación, habilidad y  experiencia que terminan por dejar una huella en este concierto con acento a festival, y que en esta pasada, el death metal de técnica minuciosa, de tiempos orquestados de forma rigurosa e impecable, logra encantar al público con sus creaciones extremas, evidenciando esta consecuencia en el desate efervescente de quienes son hipnotizados por la cofradía gringa.  Como se mencionó, este pequeño pero poderoso setlist, resume parte de lo más destacado de su discografía, esta vez sin Dallas Toler, pero con toda la energía de quien lo sustituye, el gran Brian Kingsland quien logró llenar la expectativa de esta técnica vocal tan única y difícil como los growling.

Finalmente luego de unos 10 minutos de retraso según agenda, sale Testament, la banda que viene promocionando su más reciente disco ‘The Brotherhood of the Snake’ en el marco de su gira “Brotherhood of the Snake Tour Latin American 2017”, que no sólo se trató de la nueva placa, sino que además hizo un repaso por canciones “vieja escuela” que provocaron interminables pogos cargados de furia, potencia y energía. El despliegue de arranque  fue total, el espacio quedó a disposición de la locura  e hicieron que sus seguidores se apoderaran a momentos del protagonismo de la noche, con pogos que ocuparon el 70% del espacio de cancha.

 

Actualmente la agrupación se compone de la voz de Charles “Chuck” Billy, quien manejó varias técnicas vocales durante la noche, considerado una leyenda junto al guitarrista principal Eric Peterson, los inmortales Testament! La formación sigue con Alex Skolnick que junto a Peterson estuvieron encargados de hacer explotar cráneos con el virtuosismo de las cuerdas, una dinámica, complicidad, por que no decirlo, también marcando el ritmo de la velocidad y técnica con lo mejor del thrash metal que caracteriza a la banda. Steve DiGiorgio, un master del bajo aunque no tanto del español (que intentó un confuso Chi – Chi –Chi le – le – le –e pero que se recibe con toda la buena onda), y Gene Hoglan quien desplegó una kamikaze de poder en cada interpretación con su batería.

Una postal impresionante fue un mar de chascas durante cada moshpit,  la presentación impecable, entretenida, variada, excelencia por experiencia, el sonido y la ejecución de instrumentos de primer nivel. El movimiento escénico de cada integrante de esta banda, fue muy bien aprovechado y lo mejor es que el setlist de 21 canciones que encantó al público chileno. Harta agua ha pasado bajo el río y lo dejaron claro.

 

Fue interesante el equilibrio del setlist que prepararon literalmente para agasajar a los fans chilenos, que con idilio rememoran lo mejor de los primeros años de la banda. En la lista cargada a la vieja escuela, fuimos testigos de las canciones con ese sabor ochentero del thrash de Testament con algunas del ‘The Legacy’ (87), como ‘Alone in The Dark’ y ‘Over the Wall’, ‘Practice What you Preach’ de su homónimo de fines de los 80, ‘Souls of Black’, también de su homónimo; de la placa publicada en 1990 ‘Low’ con ‘Urotsukidôji’ y ‘Low’; además de hacerle un guiño a ‘The Ritual’ con ‘Electric Crown’ y otro guiño a fines de la década de los 90 con ‘Eyes of Wrath’ de su placa ‘The Gathering’. Algunas de éstas, fueron las que prendieron los mejores pogos de la jornada, por momentos se veía un remolino humano de todos colores y texturas danzando al ritmo de la furia, energía y destrucción.

Del disco en promoción se pudo oír cuatro de las 10 creaciones que componen su undécimo álbum de estudio; ‘The Pale King’, ‘Stronghold, Centuries of Suffering’ y el tema que titula el disco, ‘Brotherhood of the Snake’ cuyo concepto se pudo ver desplegado en el telón que adornó el escenario con la gran serpiente “Triamesa” que devora a los 6 hombres vendados.

 

Momentos altos fueron los solos primero por parte de Alex Skolnick que hipnotizó a la horda de thrashers y luego el de Steve DiGiorgio quien quizás no habla bien el español, pero la perfección y la brutalidad con la que se comunica a través de su bajo nos bastó… qué técnica! Por otra parte, no puedo dejar de mencionar lo que generó ‘Into the Pit’, uno de mis momentos favoritos de la jornada. Se pudo sentir el nivel de locura, fanatismo y verdadero espíritu thrash.

 

En definitiva fue un show donde se reafirma la experiencia de Testament, el cariño por Chile y el placer de tocar por estos lugares tan apasionados con su música. La gente llenó el Teatro para verlos y se portaron como unos verdaderos –en palabras de Chuck– “a crazy motherfuckers!!”.

 

¿Cuántos quedaron con el cuello con tragedia? ¿Cuál fue tu momento favorito?

Setlist Testament

1.Brotherhood of the Snake
2.Rise Up
3.More Than Meets the Eye
4.The Pale King
5.Centuries of Suffering
Alex Skolnick solo
6.Electric Crown
7.Into the Pit
8.Dark Roots of Earth
9.Stronghold
10.Low
11.Throne of Thorns
12.Eyes of Wrath
13.Practice What You Preach
14.The New Order
Steve DiGiorgio Solo
15.Urotsukidôji
16.Souls of Black
17.Over the Wall
18.Alone in the Dark

Encore:
19.Disciples of the Watch

Texto: Celeste Martin
Fotografías: Pablo Aliaga