Los italianos finalmente se despidieron del público chileno

 

El recién pasado martes 16 de enero, Rhapsody se presentó en Teatro Caupolicán para dar paso a la segunda parte del tour llamado ’20th Anniversary Farewell Tour’, que como dice su título, celebraba los veinte años de carrera pero también los despedía de los escenarios como agrupación.

 

Una fecha sin dudas importante e imperdible para los fanáticos del género y de la banda, que logró un gran números de asistentes al recinto ubicado en calle San Diego.

 

 

Martes 16 de enero de 2018
Teatro Caupolicán, Santiago

Rhapsody Reunion

Una segunda fecha en Chile nos había anunciado Rhapsody Reunion en 2017, hecho que alegró a los fanáticos que se congregaron en el Teatro Caupolicán el día de ayer, con un lleno de al menos un 98%, se disfrutó a concho de esta ya definitiva despedida.

 

A penas con dos minutos de retraso de la hora acordada, se dio inicio a la intro ‘In Tenebris’ que desató los primeros gritos de entusiasmo de los asistentes, llegando entre los aplausos a la primera canción de la noche, la reconocida ‘Dawn of Victory’ llevando a los gritos, aplausos y coreo en totalidad de la melodía. Ésta misma energía prosiguió en ‘Wisdom of the King’, donde ya visualizamos también los primeros saltos y puños en alto que nos indican que la fiesta recién comienza.

 

Fabio Lione demostraba su alegría con el show y comenzó a resonar las palmas al son de ‘The Village of Dwarves’ del disco ‘Dawn of Victory’, actos que fueron seguidos también por los fieles que disfrutaban la jornada. Así se suma ‘Power of the Dragonflame’ apreciando el mosh y los coreos de todos. ‘Beyond the Gates of Infinity’, con un virtuoso inicio instrumental fue la que dio un cortísimo respiro para algunos de los participantes, quienes luego de ésta entregaron sus correspondientes aplausos además vitoreos del clásico “olé olé olé”.

 

En ‘Knightrider of Doom’ de ‘Power of the Dragonflame’ lanzado en 2002, una vez más vemos a los fieles cantando a todo pulmón para luego calmar las aguas con ‘Wings of Destiny’, con las palmas al son, algunas linternas de celulares oscilando de lado a lado y la tremenda voz de Lione, fueron los que deslumbraron y dieron el cliché a esta balada. De esta forma, Fabio toma una bandera chilena que fue arrojada desde cancha y la muestra frente a todos en forma de agradecimiento donde continuó con ‘When Demons Awake’, la que se vio ahogada (en el buen sentido de la palabra) con energía y una alta potencia.

En palabras del cantante, llegaba el turno de ‘Riding the Winds of Eternity’ la que fue dedicada a un amigo de la banda, el gran actor Christopher Lee, quien como sabemos, dejó esta tierra hace algún tiempo atrás, un lindo gesto es que la nombrada, fue cantada con mucha intensidad y sentimientos e incluso fue acompañada de varios de los seguidores cantandola. ‘Symphony of the Enchanted Lands’, la homónima al disco de 1998, nos deleitó con esa intro más melódica que posee, junto a la destacable voz de Fabio que nos transporta al primer solo de la velada, que estuvo a cargo de la batería de Alex Holzwarth quien partió con la intro de la popular serie ‘Game of Thrones’, seguida de sus habilidades en las baquetas, sacando varios aplausos de la fanaticada.

 

A todo esto se le une que Lione comenta que la comida de acá es buena y que la gente tiene sangre caliente al igual que los italianos, jugó entre preguntas con el público y luego abrió paso para ‘Land of Immortals’, realizándose más saltos y otro mosh que a la vez nos enlistaría a ‘The Wizard’s Last Rhyme’ siguiendo con los saltos e incluso un crowdsurfing. Tras una pequeña pausa parte el segundo solo, llegando a la tarima el bajista Patrice Guers que se llevó también los fuertes aplausos. Fabio vuelve con sus palabras, entre ellas su dicho, “una banda de rock no es nada sin los fans” y la interacción con los asistentes, nos estremece con un cover a Andrea Bocelli con la canción, ‘Con Te Partiro’, provocando aplausos y el anteriormente nombrado “olé olé olé”, en honor a Lione.

 

Tras la presentación de los músicos y la ovación a Turilli por crear Rhapsody, sigue ‘Holy Thunderforce’ con mosh incluído y a la vez la demostración de la buena conexión que hay entre las personas y los músicos, quienes se despidieron del escenario por un momento para luego retornar a sus puestos e interpretar el encore, el cual nos deja con ‘Rain of a Thousand Flames’ llena de potencia, seguida de la primera canción en italiano del quinteto, ‘Lamento Eroico’ donde una vez más gozamos del vozarrón de Lione, para determinar el fin con otra de las renombradas, ‘Emerlad Sword’ donde otra vez se destacan los saltos, mosh, gritos de felicidad y los aplausos por esta tremenda presentación.

 

Uñetas y baquetas, además de setlists, fueron regalados a los fans, quienes se retiraron a sus moradas con una sonrisa en el rostro de esta redonda jornada, que se llevó a cabo entre algunos que se repitieron el plato y otros que se despidieron por única vez de esta gran banda que enmarca el power metal sinfónico en plenitud.

 

Texto: Andrèe Sepúlveda
Fotografía: Mauricio Villarroel