El recinto de Ñuñoa se llenó de heavy metal

 

El recién pasado jueves 4 de abril, Tim Ripper Owens aterrizaba en Santiago, iniciando así su mini gira por Chile, que además incluyó fechas en Rancagua y Puerto Montt. El tour rezaba en su promoción una remembranza a los icónicos Judas Priest, banda a la que perteneció Owens y lo catapultó como una de las voces más reconocidas en la escena metalera mundial.
Se sumaba al show capitalino, Eternal Thirst, agrupación nacional de heavy metal clásico que prepara ya su nueva producción ‘Purge the Bastards’, calzando de excelente manera a la cita metalera.

 

Jueves 4 de Abril del 2019
Rock & Guitarras – Ñuñoa

Eternal Thirst

El metal comenzó a eso de las 20:00 horas, con la presentación de la banda nacional Eternal Thirst. No había tenido la oportunidad de oír su música anteriormente, ni mucho menos verlos en vivo, en mi opinión: fue una grata sorpresa. Tocaron ocho canciones, perfectamente ejecutadas, denotando una explosión de poder y mucho metal.

 

Para quienes no conozcan su propuesta, serviría decir que es un heavy/power metal bien directo al hueso. Su setlist y performance, fueron la fórmula correcta para empezar a calentar la noche. En términos generales, una voz perfecta con mucho falcate, guitarras afiladas, un bajo detonador y una batería explosiva.

 

Al finalizar su presentación, a eso de las 20:40 horas, había en el pequeño recinto unas cien o ciento cincuenta personas, que aplaudieron con entusiasmo los cuarenta minutos de la gran puesta en escena de estos teloneros nacionales.

 

Tim “Ripper” Owens

Por fin el tan esperado momento: ¡Tim “Ripper” Owens en vivo! En ese momento, el recinto estaba casi lleno. Los más fanáticos de Judas se agolpaban en el borde del escenario para poder estar lo más cerca posible de Ripper.

 

Todo comenzó a las 21:10 horas, sin previo aviso con los acordes de ‘Metal Gods’, uno de los grandes temazos de Judas Priest. Fue interesante notar que Owens ni siquiera había comenzado a cantar y la locura ya era total.

 

Entre aplausos y gritos finalizó el primer gran hit que nos regaló Ripper. Apenas segundos más tardes comenzó ‘Jugulator’ y luego continúo la velada con ‘Burn in Hell‘, dos clásicos de Judas Priest.

 

Posterior a esto, comenzó un solo en batería, el cual fue una explosión de baquetas, masas, redobles, platillos y doble bombo para luego abrir ‘Painkiller’. Probablemente este fue uno de los mejores momentos de la noche, un gran himno del heavy metal.

 

¿Pero qué más podía venir? Con lo anterior, los fans ya se daban por pagado, pero quedaba mucho más.
‘Grinder’! otro gran hit, con el que hizo detonar el Rock & Guitarras.

 

Otro tema infaltable para la noche de Owens fue ‘Living After Midnight’, probablemente uno de los temas más fiesteros y movidos de Judas Priest, digno del momento que se vivía a esa altura de la noche.

 

 

Luego, se escuchó, Breaking, Breaking, ‘Breaking the Law’, los que asistieron corearon este himno del heavy metal clásico.

 

Si bien, cualquiera de las melodías antes interpretadas hubiesen sido un digno final de concierto. Sin embargo, los elegidos para el cierre fueron ‘Electric Eye’ y ‘One on One’, los cuales cerraron una noche redonda para el gran Tim “Ripper” Owens junto a sus músicos de nivel mundial.

 

Los fans quedaron muy satisfechos. Pues además de apreciar al dueño de una de las voces más poderosas del heavy metal, pudieron admirar su simpatía y cercanía.

 

Setlist:
1.- Metal Gods
2.- Jugulator
3.- Burn in Hell
(Drum Solo)
4.- PainKiller
5.- Lost and Found
6.- Grinder
7.- Hell Bent for Leather
(Guitar/Instrumental)
8.- Living After Midnight
9.- Breaking the Law
10.- Death Row

Encore
11.- Electric Eye
12.- One on One

 

Texto: Julio Lobos
Fotografía: Javier Cortés / EvilCorPhotography