El amor ha estado en la boca de los seres humanos como un sentimiento de diálogo, producción y recepción desde tiempos inmemoriales

 

Matías Hermosilla

“Something in the way she moves
Attracts me like no other lover”
The Beatles, ‘Something’

“Noches en vela, nombre en clave
Cuántos secretos, versos galantes
Mil confesiones delirantes
Pasan milenios, cambian los nombres de los amantes
Cambia el atuendo, pero el mensaje sigue siendo
Te quiero, te querré, te quise siempre”
Jorge Drexler, Telefonía

No conozco ninguna banda o músico que no haya escrito o rozado en sus temáticas al amor como un tema. El amor ha estado en la boca de los seres humanos como un sentimiento de diálogo, producción y recepción desde tiempos inmemoriales. Contamos innumerables poetas y músicos románticos desde Safo de Lesbos en Grecia u Ovidio Nasón conocido como el poeta del amor por esencia en la Roma clásica. Pasando por la civilización medieval y su tan explícito e ideal amor cortés. En esta última tradición, se encuentran las trovadoras y los trovadores que, como uno de sus recurrentes temas, tocaban al amor un elemento vivo y permanente.

 

La música popular, largamente, se ha ocupado del amor y géneros como el bolero, la balada y canción cebolla (mención especial y relevante al fantástico trabajo sobre este tema en Chile realizado por Marisol García en Llora, Corazón: el latido de la canción cebolla), los cuales han cubierto con dulces y, en algún caso, edulcorantes visiones del amor a toda persona que se halla bajo los efectos del flechazo de Eros. En este sentido, muchas veces las personas comunes y corrientes nos valemos de sentimientos y sensaciones de otros que “sentimos” representan nuestro sentir de manera ejemplar, con sonidos que logran construir nuestra atmósfera perfecta del ars amatorio.

 

Es así como el rock no se ha quedado aparte de esta tradición, desde Elvis y Love me Tender o Can’t Help Falling in Love, cada generación carga de palabras a sus sensaciones más intensas. The Beatles, desde sus iniciales Love me Do o P.S. I love you, hasta en sus épocas más experimentales canciones como Something y All you Need is Love acompañaron su discografía. Tampoco en estilos como el Heavy Metal donde el “amor” parecería una dinámica lejana existen explícitos ejemplos, como Á Tout le Monde de Megadeth, The Price de Twisted Sister o la triste Cementery Gates de Pantera. En el contexto del glam y el postpunk la intensa There Is a Light That Never Goes Out de The Smiths o Lovesong de The Cure. Ejemplos hay muchísimos, pero no hay ningún género que sea realmente “contrario” a alguna manifestación amorosa, claro que la forma de referirse al amor ha ido cambiando, desde una versión más plenamente masculina–heterosexual, hacia una diversidad temática.

 

En el ámbito de la música en español podemos marcar esa misma curva de diferenciación de letras y temáticas en torno al amor. Desde sonidos rocanroleros como en canciones de Eres Exquisita de The Ramblers a la más reflexiva Quizás porqué de Sui Generis, pasando por los 80’s las coquetas Persiana Americana y Juegos de Seducción de Soda Stereo o la contradictoria Paramar y la sensual Amiga mía de Los Prisioneros. Los últimos años de siglo XXI han traído canciones como Simetría de Ases Falsos o ya la expresión más radical del amor “Millenial” con Tan Tuya de Amarga Marga. En este breve recorrido, se pueden ver diversas expresiones de lo que músicos y la gente común y corriente considerarán que es la naturaleza del amor.

 

Es cierto, que la selección o menciones son antojadizas y específicas, pero es sólo una pequeña muestra de cómo este sentimiento ha traspasado generaciones, barreras y lenguajes para convertirse en una temática base de toda la humanidad. Finalmente ¿quién no ha expresado su amor y Valen-tía a través de una canción?, cuénteme ¿qué otras canciones creen que son claves para entender esta relación? ¿tienen su propia lista de canciones de amor? Les dejo la lista de todas las canciones mencionadas.

 

Larga vida al rock
Matías Hermosilla