Hoy conversamos con el Bajista y compositor chileno que inició su carrera con el grupo Six Magics, cantera de destacados músicos nacionales. 

 

El actual miembro de Hidalgo, Claudio Cordero Trío y Alejandro Silva Power Cuarteto, se encuentra en plena gira a lo largo y ancho del país promocionando su álbum solista «Las Cuatro Estaciones de Antonio Vivaldi» que consta de versiones para bajo de esta obra cumbre de la música docta.

Hace pocos días, una publicación en su Fanpage con el título “A mí tampoco me enseñaron a querer la música chilena, ni al artista chileno”, se hizo viral dados los sólidos argumentos y altura de miras con que Mauricio tocó el asunto, de ello y de temas referentes a su carrera solista abordamos en esta fluida entrevista.

¿Cómo estás Mauricio?, para nosotros es un agrado poder conversar contigo
El gusto es mío también, ya que siempre están promoviendo a los artistas chilenos.

1. Pasemos a las preguntas ¿podrías contarnos cómo fue que te iniciaste en la música?
Mi primer acercamiento a la música fue cuando a los 14 años tomé una guitarra por primera vez, que era de mi padre, y él me empezó a enseñar los primeros acordes, pero fue al año después cuando vi un video de Iron Maiden y escuché un disco en vivo, que tomé un bajo eléctrico para no soltarlo nunca más.

2. Algo que les pasó a muchos luego de ver Live After Death. ¿Cómo podrías definir tu estilo?
Mi estilo es marcadamente orientado hacia la memoria. Nunca me ha interesado mayormente la improvisación en la música, y prefiero tocar cien veces la misma línea de bajo con una interpretación del momento, que estar cambiando o probando notas nuevas en cada concierto o ensayo. Por eso me siento tan cómodo tocando metal y música mayormente clásica en el bajo.

3. Tú tocas en diferentes bandas, descartando tu gran aporte instrumental ¿qué crees tú que le otorgas a cada una de ellas?
Lo que siempre trato de hacer en cada proyecto al que me llaman, es contribuir con mi sonido en el bajo a lo que el compositor necesita. Trato de ofrecer la mejor posibilidad y aporte que puedo para que el resultado en la música de cada banda sea el mejor, sin dejar de lado mi esencia como bajista.

4. Con Claudio Cordero Trío se hicieron acreedores de un Premio Pulsar este 2017 ¿qué significó para ti la experiencia?
Con Claudio y Felipe creemos que es un reconocimiento muy importante de parte de la industria de la música chilena. Fue un trabajo que empezamos como trío en mayo de 2013, trabajando y ensayando muchas horas a la semana por varios años, con harto sacrificio. Luego cuando sacamos el disco premiado «Quasar», a mucha gente le gustó, tanto en Chile como afuera, como lo pudimos comprobar en el festival Open-Air al que fuimos en Eslovaquia el año pasado. Cuando asistimos al evento Pulsar y nos anunciaron ganadores, se me vino a la mente todo lo que sufrimos por ese disco, todos los malos y buenos momentos, pero sobretodo la felicidad de representar a lo mejor del metal en Chile con un disco de excelencia y de muy buena factura. Sin duda será una noche para recordar por siempre.

5. ¿Y cuándo tomas la decisión de seguir una carrera solista paralela?
Con el tiempo me he dado cuenta que esto partió paulatinamente como una necesidad de no depender de ninguna banda para poder tocar en vivo, que es lo que más amo hacer en la vida. Si tú te das cuenta, el bajo eléctrico es un instrumento que es de acompañamiento como parte de la orquesta, entonces siempre va a depender de una banda para poder funcionar.

6. Amas tocar en vivo, aunque eso ya lo tenías en las bandas en que participas ¿cuál es la motivación de la carrera en solitario en un instrumento como el Bajo?
Mi motivación con este trabajo solista era el de contribuir a posicionarlo como un instrumento autosuficiente, y que no dependiera de nadie ni nada más para poder tocar en vivo. Los guitarristas, cantantes y pianistas pueden tocar cuando quieren, incluso sobre un backing track, y siempre va a ser el que lleva la melodía principal, y en el caso de mi proyecto, me preocupé de que existiera una melodía distinguible, y un auto-acompañamiento con el mismo bajo, cuando sea necesario. Para eso hago versiones de música docta, folclóricas, populares y composiciones propias.

7. ¿Por qué decidiste versionar la obra de Vivaldi?
Porque por un lado significaba un desafío mayor en todo sentido, y por otro lado es una pieza que a mí me emociona mucho, pero también a toda la gente le gusta. Esto último es muy importante, ya que al igual que en mi primer disco «Solo Pieces for Electric Bass» (2015), me enfoqué en la gente y no en los bajistas. No soy un bajista para bajistas, ni me interesa serlo. La opinión que menos me importa de mi música es la de mis queridos colegas bajistas, pues no hago música para ellos, ni para músicos. Siempre he sentido un compromiso con la gente que disfruta de la música como cualquier persona: La señora Juanita, el cajero del banco, el profesor, la abogada, el empleado del call-center, etc., y he podido comprobar que la obra de Vivaldi “Las Cuatro Estaciones”, en este caso versionada en bajo eléctrico solo, le llega a la mayoría de las personas.

8. También compones tus propias piezas ¿qué te inspira al momento de crear?
Si bien no soy un compositor de tiempo completo, cuando compongo trato de situarme en un sentimiento, en cuál es la emoción que quiero comunicar con la canción o pieza, y a partir de ahí armar una historia. Eso es lo que siempre me funciona a mí, ya que lo bueno de la composición es que no hay recetas, y cada quién trabaja como mejor le funcione. Esto se puede ver reflejado en las tres composiciones que son parte de mi primer disco solista.

9. Tu carrera te ha llevado varias veces a tocar fuera de Chile ¿qué diferencias has podido palpar con nuestro país?
Lo primero que se me viene a la mente es lo bien valorado que está el músico chileno afuera. En las oportunidades que me ha tocado tocar afuera, siempre el comentario es “Qué bien que tocan ustedes”, o “se nota que en Chile hay muy buenos músicos, porque siempre nos sorprenden”. Y la verdad es que diferencias no hay muchas, porque hoy en día los estándares de infraestructura para tocar son casi iguales en todas partes del mundo, y además el público siempre escucha con respeto.

10. ¿Cómo se gestionan las visitas al extranjero?
Siempre han sido auto-gestionadas. Hasta ahora con bandas, pero pronto ya como solista en la gira que tendré en Julio. Si bien voy a ir a dúo con mi colega stickista chileno Tomás Díaz, cada uno va a presentar su show. Mi idea es abrirme camino en el extranjero, y también contribuir a que los demás que vienen también puedan aprovechar eso. Siempre he dicho que si un músico chileno toca en el extranjero, todos ganamos, pues se vuelve constantemente la mirada hacia nuestro país.

11. Al día de hoy ¿qué sientes que te ha dado la música?
Siento que me ha dado una oportunidad de ayudar a contribuir a mejorar la vida de las personas. Soy un convencido que el músico es un empleado de la gente, y su trabajo es entregar emociones para que su vida sea más llevadera.

12. Pasando a tus gustos musicales, ¿qué escuchas o qué te llama la atención principalmente?
Siempre he sido fan acérrimo de Iron maiden, Johann Sebastian Bach y Pink Floyd, pero lo que me ha estado obsesionando desde hace varios años ha sido Nightwish. No paro de escuchar a la banda, todos los discos, he ido a todos sus conciertos acá y junto con Maiden, han sido la banda sonora de mi vida. Y en cuanto a los artistas chilenos, he crecido musicalmente rodeado de guitarristas, y de los mejores, por lo que siempre estoy atento a lo que va saliendo en cuanto a la guitarra solista. Dejando de lado los guitarristas con los que toco, me gusta caleta lo que hacen siempre Gonzalo Sanhueza y Benjamín Lechuga.

13. Has tenido la oportunidad de compartir escenario con músicos que seguramente admirabas ¿cómo se siente eso?
Me ha dejado claro que son tan humanos como tú o como yo. El poder conversar con varios de ellos te hace ver que por muy famosos que sean, también tienen preocupaciones y situaciones de la vida cotidiana que atender. He aprendido mucho de cómo ellos entienden la música como un trabajo, y que también tienen otras cosas que hacer. Nunca voy a olvidar una conversa que tuve con Tuomas Holopainen en 2008, donde me explicó que por mucho que su trabajo era Nightwish, también tenía que atender sus preocupaciones, y que era un ser humano normal como todos nosotros, con penas y alegrías.

14. ¿Qué es lo que más valoras de tu carrera?
Lo que más valoro, y me jacto de ello sin ninguna modestia, es que con el fin de crecer, he tenido el acierto de saber rodearme de personas que saben mucho más que yo, en todos los aspectos, y poder aprender de ellos. Muchas veces ha sido bien duro, a tal punto de recibir varias veces un “Mauro, estás haciendo las weás mal!!!”(Risas), y ahí yo agachando el moño y corrigiendo el rumbo. Lo mejor que me ha pasado, han sido las puteadas de gente que me ha transmitido toda su experiencia.

15. Esta pregunta nace a raíz de tu gran posteo de hace unos días ¿crees que con un cambio desde las raíces se podría lograr una nueva actitud a alto nivel en cuanto a música chilena? Tú hablas de unos 20 años, ¿eso se condiciona también a la calidad de la música que debe escuchar la gente?
No me refiero en absoluto a la calidad de la música que la gente deba escuchar, ya que nadie puede decir qué es lo bueno y qué es lo malo. Lo que sí creo que es fundamental, es que todo chileno tenga conciencia de que en su país existe mucha actividad musical, que hasta ahora pasa muy desapercibida en cuanto a la participación real de la gente con ella. No puede ser, por ejemplo, que en los medios masivos no se anuncien conciertos nacionales, o que en los colegios no se sepa qué artistas chilenos están de gira en el extranjero. Y cuando hablo de 20 años, me refiero a que si desde ya se implementaran políticas culturales fuertes, recién en ese tiempo ocurrirían cambios, como pasó en Inglaterra en los años 50. Fíjate la cantidad de bandas legendarias que aparecieron en los 70s debido a esa política. Un buen punto de partida serían las siguientes medidas: 50% de música chilena en los medios, ley del teloneo, 8 horas de arte obligatorias a la semana en los colegios, en todos los cursos, más fondos de cultura, etc.

16. Tuvimos la suerte de estar en un show de Frank’s White Canvas (banda en la que también tocaste), en un liceo en que sólo dos alumnas – de casi 400- escuchaban rock. A pesar de ello fue todo un éxito. ¿Crees que los niños están más abiertos a nuevas expresiones artísticas, pero el mismo sistema es el que los va condicionando a lo que deben consumir?
En la gira solista que estoy terminando, he pasado por lo menos por doce colegios dando charlas, a todo tipo de alumnos, y te aseguro que la ignorancia de los niños con los artistas chilenos es enorme. Y acto seguido yo les explico en qué bandas toco, qué es lo que he hecho, qué han logrado mis colegas en general, y se les abre un mundo totalmente nuevo que no conocían. No pueden creer cuando les muestro quién es y como toca Alejandro Silva o Christian Gálvez, se replantean todo, y luego me llenan el inbox de preguntas en mi facebook consultándome por más artistas. En el fondo, siempre en los niños y jóvenes ha habido un hambre de recibir nuevas expresiones, pero no hay nadie quién se las muestre, hasta que somos los mismos artistas que lo hacemos cuando los visitamos, ahí la cosa cambia.

17. ¿Crees que se puede vivir de la música en un país como Chile?
Te aseguro que sí, y conozco a varios que lo hacen. Y habiendo conversado e intercambiado experiencias con varios de ellos, te puedo decir que el común denominador para que les vaya bien es la autogestión. Hoy en día está obsoleto el modelo de estudiar 8 horas diarias para llegar a ser el mejor artista. Lo que hoy funciona, es que lo que tienes que hacer en 8 horas, lo tienes que lograr en 4, como sea, y dedicar las otras 4 horas a autogestionarte, esto es, mandar correos, llamar por teléfono, ir a reuniones, gestionar, gestionar, y gestionar. Si no, lo que ocurre es que vas a ser un muy buen músico que toca para su computador, y eso a la larga siempre va a ser un hobby, ya que no puedes vivir de ello.

18. ¿ Y qué consejo les darías a quienes desean dar los primeros pasos en la música?
Lo primero es que decidan lo más pronto posible si se quieren dedicar o no a ella de forma profesional, y si la respuesta es afirmativa, que ojalá cuanto antes sepan lo que quieren lograr, ya que si no se tienen objetivos concretos, es muy difícil lograr cosas, porque estás a merced del viento. Y que por supuesto entiendan que hoy por hoy lo importante es ser tan buen músico como buen autogestor, desde el comienzo.

19. Ya volviendo a tu persona ¿cuáles son tus metas de aquí en adelante?
Mis metas a corto plazo son terminar mi gira solista, que se ha alargado hasta que le tuve que poner un límite, porque si no me iba a dar una crisis nerviosa (Risas). Por eso las últimas actividades fueron el fin de semana que recién pasó en la octava región, y de ahí tener una semana y media para afinar detalles para mi otra meta a corto plazo, que es que la gira europea de julio salga lo mejor posible. Y en cuanto al largo plazo, ya tengo claro los próximos discos solistas que voy a sacar, en qué fecha y de qué van a tratar, con las correspondientes giras de conciertos tanto en Chile como en el extranjero, todo insertado siempre en una planificación. Prefiero no adelantar detalles, ya que por muy planificado que tenga todo en el papel, siempre puede haber cambios que optimicen mejor el resultado, y por eso no es bueno anunciar nada que no sea 100% seguro.

20. ¿En qué se enfoca Mauricio Nader en el plazo más inmediato?
Por ahora, seguir promocionando lo que más se pueda, tanto en Chile como en el extranjero, mi disco de «Las Cuatro Estaciones de Vivaldi» para bajo eléctrico. Y quiero aprovechar eso para también ayudar junto a muchos otros colegas, a provocar un cambio cultural en Chile dando charlas y conciertos a todo tipo de gente, para poder soñar con un Chile que se sienta identificado con sus artistas, y debido a eso haya una industria sólida que sea líder en exportación de talento al extranjero, como se sabe que lo hay.

Queremos despedir esta entrevista, dándote las gracias por tu tiempo en respondernos, ya que sabemos lo atareado que estás constantemente con tus diferentes proyectos y te cedemos este espacio para que puedas enviar un mensaje a quién estimes conveniente:
Muchas gracias a ustedes y a todas las personas que participan en los conciertos, en redes sociales y en las charlas. Siento que entre todos vamos creciendo y que ojalá el ánimo siempre sea el mejor para superar todos los desafíos para que este país sea un Chile identificado con su cultura, y así lograr una identidad propia. ¡Un abrazo a todos!

Entrevista: Cristián Carisma

Conoce más a Mauricio Nader en: