Sábado 6 de agosto de 2016
Sala SCD Plaza Vespucio

 

Nuevamente pudimos estar presentes en una actuación de la banda del cantante/compositor y guitarrista Nestor Leal, una de las leyendas del metal nacional; Feedback. Y nuevamente estuvimos ante una jornada memorable, sin puntos bajos y con una entrega totalmente profesional de todos los actores, tanto sus músicos como ese público que sigue al grupo desde sus inicios y que hoy se renovó con los vástagos de la audiencia que ayudaron a poblar las butacas de la Sala SCD. La novedad de esta fecha, la marcaba el re-lanzamiento de la revista RockTop y un set que estaría dividido en dos actos, el primero conteniendo composiciones en español y el segundo, solo en inglés.

Alrededor de las 21:20, “Caballero Negro” dio el punto de partida a un show que se caracterizó por la participación del público y su cercanía con la agrupación, marcando a fuego una retroalimentación que se transmite en el aire. Con «Canción de Libertad» – ‘El primer tema en español que escribí’, apuntó Leal– asistimos a una verdadera liturgia de las que sabe ocasionar Feedback desde el escenario, provocando el trance emocional que se traslada a cada uno de los rincones de la Sala. ‘Algo suave’ llegó de la mano de la potente “El Escape”, que siguió marcando un sonido impecable que se mantuvo a lo largo de toda la presentación, quizás el manejo de las luces pudo haber sido mejorable considerando la alta calidad que mantiene la SCD en este aspecto. La fuerza que transmitió la banda a lo largo de las casi dos horas de actuación, se vieron coronadas con sendos aplausos y arengas anónimas que manaban de la oscuridad.

“Sueño Contigo” fue revelada por Néstor como ‘la canción que le escribí al amor de mi vida’, una trepidante ¿balada? que sonaba mientras las cámaras intentaban hacerse espacio, para testimoniar el concierto, entre los fans más old school que poblaban el pasillo. Al finalizar el recio tema, Leal bromeó ‘Se nota que estaba enamorado’, antes de continuar con una gran versión de «Fuego». Hay que destacar que Nestor Leal siempre actúa para el conjunto, no trata de sobresalir en demasía, dando el espacio a todos sus músicos para que se luzcan con su talento, mirándolos con un rostro de una ternura inmensa, como el de un padre que mira a su hijo cuando se siente orgulloso de él. Continuando con la música, «Para Ser Feliz», fue la composición que desató la pasión de los asistentes que ya se volcaron en masa para repletar el pasillo central del recinto, con la avidez de querer pertenecer al momento que se estaba viviendo. Carlos Brúggen en guitarra marcó gran precisión en sus interpretaciones con sendos solos, Juan «Cromañón» Osorio, fue el corazón del sonido de Feedback, su inusitada furia logró que uno de su platos cayera por segunda vez desde su posición, quizás con el temor de que le siguieran golpeando con la vehemencia que lo hacía este gran baterista. Rodrigo Lafontaine en bajo, cumplió un cometido cabal con una técnica extraordinaria y un dominio del escenario llamativo y emotivo. Tras presentarnos a la banda y contarnos acerca del remake de la revista RockTop, el líder del cuarteto nos anuncia que habrá un intermedio de 15 minutos, para continuar con la segunda parte del show. “Día tras noche”, puso el candado a la primera parte de la actuación, dejando oídos dañados e irradiando una energía que solo se podría entender al escuchar los comentarios de una persona que iba caminando con muletas en dirección al baño diciendo ‘Prefiero disfrutar de un concierto en otro tipo de recintos, sé que es más difícil para mí, pero lo que está pasando, es para verlo de pie’.

Cambio de vestuario y a las 22:40, Feedback retornó al plató y Néstor nos anunció que lo que escucharíamos a continuación se basaba, en su mayoría, en temas que compuso para su banda europea Equinox, y aclara ‘pero que ahora son de Feedback’. «Speed Roller» y «Rockatto», continuaron desatando euforia en los fanáticos. La puntualidad del cuarteto dejó un par de victimas que retornarían a la Sala 15 minutos después de finalizado el espectáculo, más los que seguimos dentro pudimos disfrutar de toda la potencia de los nacionales con temas como «Try To Feel», momento que aprovechó Cromañón para un breve y certero solo de batería o la canción que tuvo en peligro a Leal cuando en plena dictadura se le prohibió cantarla en español: «Never Kill My Mind», que con su espléndido riff esta noche de sábado, sonó más enérgica que nunca. Brüggen fue animado por Néstor para que nos brindara un minucioso solo, que hizo de introducción para «Fighter», mientras el resto de la banda se mantuvo en las penumbras a la diestra del escenario. El rock & roll de «Nobody», anticiparía el final del espectáculo, que llegó con «Dodo Slow» y la euforia completamente desatada en una fiesta metalera que se caracterizó por todo el público a los pies del escenario, mientras un poco más atrás un papá besaba a su hijo en la cabeza y le abrazaba seguramente con la satisfacción de ver la alegría en el rostro del pequeñín, que además fue premiado con una baqueta de Juanito Osorio y el set list del show. Como ya se hace costumbre; la gente invadió el entarimado tras la presentación, para hacer latente la cercanía  y expresar sus respetos a la banda; hecho que se alargó lo suficiente para que de los parlantes se solicitara dos veces que abandonaran el escenario porque debían desmontar los equipos.

Lo que entrega Feedback en sus recitales, marca tendencia de cómo se debe llevar a cabo un buen espectáculo; la forma de plantear el evento con atractivos «combos» en las entradas de preventa, la calidad de su actuación con un potente set de canciones y un sonido que roza la perfección, el respeto recíproco con su público, que durante el show se mantiene hasta que éste termina, haciendo pasar a sus invitados al escenario como si de su propia casa se tratara, generando la proximidad ansiada por quienes pagaron su entrada. Sin duda, los años de experiencia de la agrupación, ratifican que deberían ser tomados como ejemplo a seguir.

Todas las novedades de la banda en:

Texto: Cristián Carisma
Fotografías: Negra Ho