La Nostalgia se vistió de Metal

Sábado 30 de abril de 2016

Sala SCD Bellavista

Antes de comenzar una reseña de Feedback, es menester recordar algo de su historia, bien para los que le conocen o para las nuevas generaciones que deben aprender de la experiencia que nos han brindado estas verdaderas leyendas del Metal nacional.

Tras vivir algunos años en Bélgica, Néstor Leal regresa a nuestro país con la convicción de crear una banda que fuera la antítesis a lo que se oía en el círculo under criollo, además de una puesta en escena que no tuviera parangón en nuestro país. Es así como nace Feedback, los que tuvieron su estreno en el mes de diciembre de 1982 en el Teatro Cariola de Santiago; lugar que ha ido paulatinamente retomando su línea enfocada en el rock. Con la característica que le brindaba su poderío sonoro, sus juegos de luces y  la máquina de humo, lograron consolidarse como los padres del metal en nuestro país. Hoy con 33 años de vida como agrupación – aunque interrumpida por algunas pausas largas – el único integrante que se mantiene desde el génesis es Néstor Leal, quien ha revivido la legendaria agrupación con la que en corto tiempo ha editado su «Álbum Doble» (2012), que reúne los clásicos de la época que no tenía registros y un CD/DVD en directo llamado “Live in Santiago” (2014). La  jornada de este sábado, prometió ser el testimonio que quedará reflejado en otro material audiovisual de futuro lanzamiento.

Con un marco de público compuesto por distintos rangos etáreos,  que mantuvo la efervescencia a lo largo de toda la presentación; el cuarteto comandado por Néstor Leal con su guitarra apodada cariñosamente como “La Negra”, acompañado de Juan Osorio en batería, Carlos Brüggen en guitarra, y el recientemente incorporado Rodrigo Lafontaine en bajo, irrumpen en el escenario junto a Evelyn Leal en los coros – Hija de Néstor y cantante de Krisdal – y como un homenaje al reciente campeón del fútbol nacional, los Caballeros Cruzados más el Caballero Negro se apersonan también sobre el entarimado de la SCD, para brindarnos una poderosa interpretación de “Caballero Negro”, un inicio de show que nos anticiparía que estábamos ante algo grande. “Realidad” continuaría con el set que nos preparó Feedback, que quedó resumido en una postal maravillosa de un niño y su padre abrazados coreando cada una de las canciones que descargaban los nacionales. Un “Oh My God”, de los labios de Leal, antes de despacharse la tremenda “El Escape”, que es parte de su DVD “Live in Santiago”. Un pequeño alto, para que el guitarrista y compositor, nos presente la primera composición que escribió: “Canción de la Libertad”, que fue cantada como una sola voz por el público que casi llenaba la Sala SCD. Los oídos ya acusaban la gran potencia del sonido arrollador que desplegaba Feedback en su presentación; “Seguimos rockeando como el demonio”, apunta Leal antes de sorprendernos con una extraña introducción en “Fuego”, que anduvo desconcertando, aunque gratamente, a los más acérrimos.  Llega el momento de presentar a los “nuevos canallas” y destacar el debut el día de hoy de Rodrigo Lafontaine como nuevo bajista. “Para Ser Feliz”, uniría como una familia a banda y asistentes en un canto en que no importaron las canas, los kilos de más o la juventud; todos fueron uno, viviendo el metal como corresponde.

Con el cansancio en el rostro, más con las ganas de seguir brindándonos un gran espectáculo, Néstor nos anuncia la siguiente canción “Esta la compuse para el amor de mi vida” y libera los prodigiosos solos introductorios de “Sueño Contigo”, corte que se unió de forma natural a la enérgica “Día Tras Noche”, que tuvo unos tiempos de improvisación notables. Luego de presentar a Carlos Brüggen en la guitarra, se viene la hora de clásicos de la mano de “Fighter”, “Speed Roller” y la rápida “Try To Feel”, donde destacaría Cromañón Osorio pulverizando su batería con un final que nadie tenía en su libreto, ya que la guitarra de Leal, cortó cuerda y obligó a reemplazar a su querida “Negra”, mientras los músicos efectuaban un breve jam. “Never Kill My Mind” y la rockanrollera “Nobody”, seguirían con la artillería pesada que nos disparaba Feedback casi sin descanso. En una fugaz tregua, Néstor nos anticipa que “Quedan menos”, para que Lafontaine se dedicara a animar a la audiencia a levantar sus puños y corear la machacante “Rockatto”. Agradecimientos a quienes se dieron el tiempo de asistir a tan extraordinaria jornada de puro metal y Don Néstor nos dice “Esta es la última, aunque no esté la negra vamos a rockear igual”, para obsequiarnos una legendaria interpretación de “Dodo Slow”, en que los solos estuvieron a la orden del día, mientras su hija Evelyn, cantaba anónima en las sombras, con una mirada emocionada y orgullosa hacia su padre. A las 23:05, se silencia la Sala SCD, dejándonos los oídos lastimados, pero felices de haber albergado a un show de tal prestancia.

La gente, finalizada la ceremonia, pudo subir al escenario a acompañar a los músicos, para darles los agradecimientos personalmente por un espectáculo que estuvo lleno de nostalgia, emotividad y una enorme calidad que hipnotizó tanto a niños con sus padres, como jóvenes, adultos y gente de tercera edad, incluso al mismo personal de la Sala, que se asomaba de vez en cuando para disfrutar también de los riff que escapaban hacia el exterior del recinto, contagiándose hasta a los transeúntes que ya comenzaban a pulular por el Barrio Bellavista. Impresionante actuación de Feedback, y conmovedora la intensidad que se libera recíprocamente entre músicos y público.

Más información de la banda en

  •  

 

Texto: Cristián Carisma

Fotografías: Negra Ho