Huevos, pasión y rock: José Andrëa y Uróboros

Domingo 19 de junio de 2016
Club Blondie – Santiago

 

El 19 de junio era un día especial para alguien que ha crecido con la música de José Andrëa, luego de una larga ausencia de los escenarios chilenos, su última visita fue con Mägo de Oz el año 2011, última gira con la banda que lo llevó a la fama mundial. El concierto partió con un amplio retraso, recién a las 19:00 pudimos acceder al recinto donde una discreta multitud de aproximadamente 150 personas, ansiaba reencontrarse con la mítica voz del boliviano–español, el virtuosismo del Chino Flores y José Rubio, el vigor y la fuerza de Peri y la pasión de Teto Viejo. La gira que los trajo a Sudamérica viene aparejada con la presentación de su disco «Resurrección», un álbum con un sonido de gran calidad que hacía crecer más las expectativas del público.

La ansiedad era grande y pasadas las 20:00 hrs. Apareció Hell Celtiän una banda de adolescentes que tributan la música de Mägo de Oz, quienes imprimieron lo mejor de si para darle un inicio importante al show. Para algunos de nosotros, pusieron de manifiesto la melancolía y nostalgia de aquellos viejos discos que nos vieron crecer. De igual forma, hay que mencionar que el sonido no era para nada óptimo y esto se manifestaría más profundamente en el show.

uroboros15Luego de una larga pausa nos enteraríamos que el estado de salud de José no era el esperado, el diagnostico que se difundió fue pancreatitis y que, por lo mismo, el vocalista de la otrora tierra de Oz, llevaba alrededor de 4 días sin comer. Igualmente supimos que por una complicación de salud el mítico tecladista de Mägo de Oz ahora activo miembro y colaborador de Uróboros no pudo viajar a América.

Cerca de las 21:30, aparecieron los miembros de la banda y comenzó a sonar  “Vanidad”. La amplificación y ecualización fue de una calidad bastante deficiente. El público trató de participar activamente y la actitud de José y compañía fue muy apasionada. El cantante se disculpó e incluso señaló “que estaba enfermo” y que buscarían realizar un show “en la medida de lo posible”, son variadas las instancias en que al vocalista se le ve toser y a pesar del entusiasmo que trató de imprimirle al show, habían guiños de que estaba parado sobre el escenario más por pasión y cariño a los fans que por salud. Luego del segundo tema José se retira del entarimado y los músicos comienzan a realizar una improvisación que marcaría –en parte– el relato del show.

Al regreso de José, invitaron al escenario a Braulio Montoya tecladista de los teloneros y banda tributo a Mägo de Oz, Hell Celtiän, quien acompañó durante varios pasajes del concierto tocando “El que quiera entender que entienda”, “Hasta que el cuerpo Aguante” y “Molinos de Viento”. Inclusive en un momento llegó a apoyar esos uroboros16instantes de tiempo muerto entre que José trataba de recuperarse para poder volver a subir a escena. Al final del show pudimos conversar con él y nos comentó que :

“Me gustaría agradecer a José Andrëa y Uróboros que estuvieron de acuerdo con que yo tocara con ellos. También quiero agradecer a la productora Rockshows por haberme escogido a mi entre tanto tecladista para acompañar al gran José Andrëa. Lo que yo hice fue más para ayudar y apoyarlo, sin el afán de subirme el ego. Quise aportar a su gran espectáculo, que para mi estuvo de puta madre y me siento muy honrado de haber sido de utilidad”

Fue un show accidentado pero repleto de clásicos y junto al gran apoyo de los músicos que forman la agrupación que acompaña a José Andrëa. Los pasajes donde hubo duelos de solo de Guitarra entre José Rubio y Chino Flores fueron excepcionales. Gran calidad, pasión y rock, donde cada uno de los miembros de la banda Peri, Teto, Chino, José y José Andrëa, se fundieron para tratar de entregar lo mejor de sí.

Puntos destacables es haber revisitado clásicos como los ya mencionados «Hasta que el cuerpo aguante», «El que quiera entender que entienda», la brillante nueva versión de «La canción de los deseos». Además, haber balanceado algo del material del primer disco con «Al otoño espero» y «Vanidad», con el material nuevo donde tocaron «Hasta que nunca amanezca», segundo single de «Resurrección», que destaca dentro de las composiciones del último uroboros8álbum. Por otro lado, es impecable la calidad humana; todos los integrantes de la banda fueron muy receptivos e hicieron de cada conversación un momento grato y espontáneo. A pesar de las presiones y los problemas de salud, para muchos de nosotros será un show inolvidable por la carga emotiva que tuvo. De igual forma, con todo, los miembros de la banda –incluyendo a José–  se quedaron al Meet and Greet compartiendo con los fans que esperaban ansiosos poder ver aunque fuera un momento a estos grandes músicos luego de su larga ausencia de los escenarios chilenos.

Me quedo con la pasión, la fuerza y lo emocionante que cargó a este show. Es cierto que no fue ni lo que ellos ni nosotros esperábamos –quizás– por lo mismo fue más especial. Esperamos verlos cruzar nuevamente el charco recuperados y añoramos ver que nuevos caminos tomarán en esta ruta tan interesante que está construyendo José Andrëa y Uróboros.

A veces las cosas no salen como las esperamos, pero lo del 19 de junio deja en claro que hay un grupo de valientes y aguerridos rockeros que se la juegan por su público, constituyendo un paradigma de huevos, pasión y rock que muchos músicos no se hubiesen bancado y nos hace admirarlos más profundamente. Gracias José Andrëa, Peri, Chino, José Rubio y Teto, que el ánimo no decaiga y sigan con la pasión que los caracteriza.

Larga vida al rock.

Dedicamos esta nota a: Francisco Vargas Lagos Q.E.P.D. 

 

Texto: Matías Hermosilla

Fotografías: Negra Ho