En un dia caluroso, la Tormenta Eléctrica  azotó Santiago con todo el heavy metal de Rata Blanca.

 

Se acercaba la tormenta, Alto Voltaje llegaba al escenario desatando toda la energía de lo que sería una gran jornada cargada al heavy metal. Cada uno de los temas fue coreado y disfrutado por los pocos asistentes que estaban presentes a esa hora, aunque rápidamente el Teatro Caupolicán se fue poblando con un público ansioso por una inyección de buen metal, de ese hecho con cariño y con la energía pura que nace desde los músicos nacionales.

Las presentaciones de Alto Voltaje vienen desde el corazón, cada uno de los músicos siempre se ve cómodo, con la fuerza propia del rock y con un espacio propio, es decir, no se opacan entre sí ni en sonido ni en puesta en escena. Escuchamos varios -ya- clásicos de la banda, que como mencionaba anteriormente fueron cantados con pasión por el público que estaba presente (al menos el coro), mención especial a la participación de las chicas en Rock & Burdel, mujeres rudas, sexis  y una personalidad avasalladora, ejemplo que lejos de ser «mujeres objeto», cada mujer puede ser sexi siendo segura de sí misma y pararse con el desplante con el que se sienta cómoda, tanto en un escenario, en casa o donde guste y sí, además son estupendas.

IMG_4910

Luego era el turno de Iron Spell, banda que personalmente no había visto en vivo, y debo decir que los comentarios positivos que había escuchado eran acertados, fue una presentación muy poderosa. La vieja escuela se adueñó del Caupolicán, una vieja escuela con un sonido más actual, una unión perfecta para la estética y postura de la banda. Si bien el sonido aquí falló un poco, la banda no se quedó atrás, sin perder la energía ni la fuerza en ningún momento, hicieron de su presentación algo memorable.

Esta noche Iron Spell nos presentó temas nuevos, adelantos del nuevo disco que saldrá a la luz en marzo del próximo año, canciones que dejaron al público con ansias de tener el nuevo material de la banda en sus manos más pronto que tarde. Fue una presentación contundente, de una banda que nos lleva en cada uno de sus temas y presentaciones a los años donde el heavy metal se estaba gestando, fenómeno que se agradece, más en una época donde los estilos son difusos y donde muchas bandas aún no logran definir su identidad, tanto en sonido como en su escencia . Iron Spell es una banda que da que hablar, que ha ido ganando espacio dentro del corazón de los fanáticos del heavy metal más puro, a punta de trabajo  y una visión clara de sus objetivos.

IMG_5385
Rata Blanca: La Tormenta Que Revienta Tímpanos.

Han sido varias las veces que Rata Blanca se ha presentado en Chile por lo cuál ya son parte de la casa, así como lo es cada vez que se presenta en nuestro país sus compatriotas de La Renga.

El show en algún momento se dijo que comenzaría a las 20:30 pero finalmente comienza a sonar la pista «Intro» que abre su último disco Tormenta Eléctrica (2015) exactamente a las 21:45, con toda la banda sobre el escenario comienzan los primeros acordes de «Tormenta Eléctrica» que hacen saltar a gran parte de la gente que superaba la mitad de la cancha.
Continúan con «Los Chicos Quieren Rock» y con mucha energía la gente acompañaba el ritmo de la canción y en la pantalla led del teatro mostraba imágenes de motos y bien recalcada la palabra ROCK.

«Sólo Para Amarte» la primera canción en la cuál el público canta más fuerte y es momento para que Adrián Barilari dé la bienvenida a este extenso concierto dando las gracias y mencionando que esta ya es su segunda casa, posterior a esto vino «El Círculo de Fuego» en el cual la gente coreó hasta el sólo del guitarrista Walter Giardino.

Seguimos escuchando música nueva de la banda con la canción «Tan Lejos de Aquel Sueño» y luego siguen con «Volviendo A Casa» en la cuál Adrián escucha a la gente dejándola cantar el primer verso.

IMG_5653

«La Otra Cara de La Moneda» sincronizada con imágenes de fuego en la pantalla y con un CD girando comienza a sonar «El Jugador» en el cual la gente al ritmo de la guitarra comienzan a alzar sus palmas y le siguió «Talismán».

«El Sueño de la Gitana» marca el segundo momento en que Adrián se refiere al público comentando la gira que está iniciando en Chile con este concierto (que posteriormente estarán pasando por Valpo, Concepción y Antofagasta) y comentando la belleza de las mujeres chilenas se van con «Rock & Roll Hotel» tambien del último disco y luego con «Aún Estas En Mis Sueños» que fue cantada a todo pulmón por todo el público.

Luego vino el momento en el cuál a más de alguno le siga retumbando en el oído ya que cuando Walter hizo su gran sólo de guitarra los decibeles y los agudos de la guitarra estaban tan fuertes que llegaban a molestar e incluso doler el oído. Después se unió la banda para que la guitarra cantara «Hallelujah» de Leonard Cohen (conocida por muchos por la película Shrek) al parecer no muchos reconocieron la canción porque al momento del coro de la canción Walter hizo el gesto para escucharlos y muy poca fue la reacción del público aunque fue un gran regalo para los que la reconocieron y disfrutaron. Continuaron con «Chico Callejero» y «La Llave de la Puerta» secreta para cerrar la primera parte del show.

Después de cerca de 10 minutos de descanzo la banda vuelve al escenario para interpretar las últimas canciones del show, clásicos como «El Reino Olvidado», » Días Duros», » Guerrero del Arcoiris» y «Abrazando el Rock & Roll» dieron un genial momento de Hard Rock a la noche que ya se empezaba a sentir un poco de frío.

IMG_6045

Para cerrar dejaron las que quizás deben ser los grandes himnos de Rata Blanca, primero la nostálgica «Mujer Amante» en el cuál se levantaron los brazos y las voces se hicieron notar en un gran coro, Adrián y la banda comienzan a despedirse, erróneamente se empiezan a prender las luces del teatro y la banda comienza a interpretar la potente «La Leyenda del Hada y el Mago», una vez terminada la canción Walter hace el único cambio de guitarra de la noche y aparece con una stratocaster dorada en la cual mientras hace el solo va sacando cuerda tras cuerda de esta guitarra hasta quedar sólo con la sexta cuerda y termina lanzando la guitarra a un costado del escenario creando un sonido como si estuviera explotando, luego de esto la banda hace reverencia y se despide de su público santiaguino.

Con 2 horas y 25 minutos de duración Rata Blanca hizo cátedra de que son a esta altura viejos cracks que aún se la pueden para dar un show extenso en el cual no decaen en energía, el sonido del show estuvo bueno aunque los decibeles estaban demasiado exagerados porque muchos (y me incluyo) terminamos con un zumbido en los oídos tras abandonar el Teatro de San Diego.

 

Reseña bandas nacionales: Tamara M.

Reseña Rata Blanca: Mauricio Miranda

Fotografías: Tamara Matus