TORTURER, NOS APLICÓ SU CONJURO A PURO METAL

 

Sábado 23 de abril de 2016

Sala SCD Vespucio

 

Metal Command

Aunque tuvo su génesis en 2012, no es hasta el año 2014 en que el guitarrista y compositor Kevin Ibáñez, consolida la agrupación que entra al estudio a plasmar el volumen 1 de “Demons From The End Of The World”, una compilación de tres bandas nacionales (También participan Krudo y Profanator), en las que introdujeron cinco canciones, bajo el sello Australis Records. Inicialmente con la colaboración de Francisco Cautín en las voces – con el que también grabaron su videoclip de la canción “No Me Detendrán” – se decide ad portas del relanzamiento de la banda, que sea Ibañez quién tome la labor de vocalista junto a su trabajo en guitarra. Así, la formación definitiva de Metal Command quedó con Kevin Ibáñez en guitarra y voz, Javier Castillo en bajo y Josué Guerrero en batería, formación con la que hicieron su reestreno en grande en el escenario de Sala SCD de Vespucio, convidados por Torturer. En esta ocasión, contaron con Ignacio Portales como invitado en guitarra.

Doce minutos antes del inicio del show, por la pantalla de Sala SCD se emite el video de su canción “No Me 37Detendrán”, para luego dar paso a un clip del Metalfest 2013 y el single “Matando Ángeles” de Torturer, que darían el puntapié inicial para una noche cargada de afiladas guitarras, tambores y platillos desbordados y bajos abismales. Siendo las 21:35, comienza a sonar por los parlantes una densa intro orquestada, mientras la pantalla ahora daba paso a una calavera y la presentación de cada uno de los miembros de la banda, los que ingresan al escenario para terminar con la introducción ya con música en40 directo, abriendo la puerta a su poderosa propuesta arraigada en el Groove y el death metal, que iniciaría con una pesada “Oxygen”, en la que ya pudimos apreciar la buena calidad sonora de Metal Command. Le siguió el tema que da título a su clip, el que invita a alzar el puño con riffs de vieja escuela, antes de que nos presentaran un adelanto de su próximo disco con “No Name”, una composición extrema, con buenos cambios de tiempo. Los aplausos que fueron tímidos al principio, comenzaron a fluir sin culpa de parte de la audiencia. En “Eterna Oscuridad”, se destacaron el transitar pausado de las guitarras y la batería acompañando con solvencia, seguido de un cambio de ritmo que nos obligó a mover la cabeza con melodías in crescendo, para finalizar con otro andar calmo y el solo de guitarra. Ibañez agradece la convocatoria antes de “The Land Of Humans”, que se caracterizó por el trepidante bajo de Castillo y la poderosa guitarra de Portales. En el interludio, repartieron poleras al público y fue el momento de presentar a los músicos, previo al final que llegó con “Man Field”, un corte con buenas secciones instrumentales que nos recordó a grandes discos clásicos de fines de los 80 y que llevó a un asistente a hacer air guitar en el pasillo que da al entarimado. Un correcto debut con la formación que esperemos sea la definitiva para esta jovensísima agrupación, solo quedó un poco al debe el cantante/guitarrista que se mantuvo demasiado estático a lo largo de la presentación -aunque su labor en las voces e instrumento fueron notables- hecho que podría ser atribuible al nerviosismo del reestreno. Los demás músicos sostuvieron un desempeño acorde a las circunstancias.

Más información de la banda en:

 

Torturer

La banda Death-Thrash Metal, fundada en mayo de 1989, por Francisco Cautín, fue protagonista de grandes jornadas en el desaparecido Manuel Plaza, ha compartido escenario con grupos de la altura de Kreator, Voivod, Exciter, Cannibal Corpse, Whiplash, entre otros y tuvo la responsabilidad de ser el cabeza de cartel nacional en la edición 2013 del desaparecido Metal Fest, además de participar en festivales del Perú. Con una prolífica carrera que ya cuenta con 13 producciones al día de hoy, entre Demos, LPs, EPs, Live Cds, Splits y Compilados, nos citaron esta lluviosa tarde de abril, para el lanzamiento de su nuevo álbum titulado «Conjuro IV». La formación que se presentó en Sala SCD, estuvo comandada por su líder Francisco Cautín en bajo y voz, Francisco Garcés en guitarra, Rodrigo Zuñiga en batería y Sergio Aravena (Ex-Necrosis), en guitarra, quién les acompaña como músico invitado desde noviembre de 2014 y fue ratificado como miembro permanente de Torturer, el pasado 31 de marzo.

Marcando los relojes las 22:30, se posiciona en su totalidad sobre el escenario la legendaria banda nacional que tras una 18breve intro, dan paso a una enérgica «Guerras», con una calidad de sonido impresionante. Sin dar tiempo a respiros nos ametrallan sin tregua con «Matando Ángeles», mostrándonos un dominio absoluto del plató, ratificando que estamos ante una de las mejores bandas del género. Desbordando energía por doquier, terminaron contagiando al público que comenzó a poblar el pasillo con los puños alzados, haciendo pogo o trazando una guitarra imaginaria creando acordes en el aire. La artillería continuó con «Black Riders», con Cautín estimulando a corear a los presentes con su diestra en alto. Un video con registros del trabajo de grabación del nuevo LP, nos anunció que era el momento de la revisión de «Conjuro IV»: La intro en la voz de una bruja recitando un sortilegio en las penumbras, apoyada por figuras demoníacas en la pantalla, da pie a la canción que da título a la placa, llena de cambios de ritmo y un riff pegajoso y letra en español que independiente del gutural del cantante, se escuchan claras. «Bestial Invocation» y «Fucking Bastard» se encargarían de continuar con la brutal masacre de cuellos y tímpanos de los presentes. Un pequeño alto en que Pancho Cautín aprovecha la oportunidad para presentar al confirmado nuevo guitarrista y decir: «Quisiera hacer un salud por todos los que están acá, en especial19 por nuestros seres queridos; nuestros padres, nuestros hijos, nuestros amigos…», para revelarnos que el corte que interpretarían a continuación, fue compuesto para su hija Carmen – que estaba entre el público – y sin más trámite, se despachan una tremenda «Perception Of Life», gran canción de los nacionales. Presentación de los miembros restantes de la agrupación y agradecimientos a Australis Records, serían la antesala de «Exterminio Total», composición que desató los mosh pit en el pasillo de la Sala SCD. Cautín aprovecha otra pausa para un emotivo discurso que fue aplaudido con entusiasmo: «Quisiera decirles que es un agrado estar en esta sala de lujo, mostrando 16nuestro show ante toda la gente que realmente está interesada en escuchar la música, porque es rico ir a un local y ‘chupar’  y quedar ‘raja’ y no escuchar la música. Hay ene que van a puro hacerse mierda y no escuchan la música, así que un aplauso para ustedes». Llega la hora de los clásicos con «Prince Of The Drakness» de su Demo de 1991, una patada en los dientes que se encargó de seguir desnucando víctimas. Antes de continuar con el set pactado, se escuchó una voz anónima en la oscuridad que desde las entrañas arengó: «Está hermosa está huevada weón», ante las risas de los presentes y gritos que se unieron con mensajes más patrióticos, llegó el turno de un track del Oppressed By The Force de 1992; «Arachnophobia» y ya los del pasillo estaban en un trance ritual de posesión absoluta ante Torturer, que despiden su show, como es costumbre, con el himno del Demo 91 «Kingdom Of The Dark».  Al abandonar la Sala, estoy seguro que todos lo hicimos con la sensación de que nos pasó una aplanadora por encima y que asistimos a algo grandioso. Menos de una hora le bastó a Torturer para ratificar su jerarquía y experiencia sobre las tablas.

Una jornada en que se disfrutó de una puesta en escena brillante, llena de perfección y una producción que estuvo preocupada de cada uno de los detalles -incluso con un lindo gesto hacia los que colaboramos en los medios de comunicación- nos enseñaron la pasión que tienen por su trabajo estos gigantescos músicos nacionales, presentándonos un lanzamiento de disco absolutamente profesional en todo el sentido de la palabra.

Más información de la banda en:

 

Texto: Cristián Carisma

Fotografías: Negra Ho