Jueves 04 de febrero de 2016

House Rock & Blues

Luego de su exitoso paso por el escenario del Festival Woodstaco, coincidieron nuevamente estas dos grandes agrupaciones nacionales, que poseen una puesta en escena verdaderamente única, cada uno en su estilo y cada uno con un sonido característico y ansias de mostrar su música.

NUBOSIDAD PARCIAL

A las 22:35 comenzaron su faena con una nueva composición llena de densidad titulada “Combustión Espontánea” e inmediatamente se pudo apreciar la potencia de Nubosidad Parcial, los que cuentan en sus filas con Santiago Córdova en batería, Claudio Hirmas en bajo y coros, Luis Vergara en guitarra y coros, Francisco Lillo en voz y teclados y Nicolás Bustamante en guitarra, teclados y coros. Su propuesta se basa en un post rock psicodélico matizado con mezclas de diferentes otros estilos que se podrían terminar definiendo como un Rock Experimental Total. Con dos trabajos bajo el brazo que son su EP de 2013 «Tomando Sol A Cuadritos» y el extraordinario «Fractal» (2015), disco que ha cosechado excelente críticas de la prensa especializada; continuaron con la demoledora “Quebrada”, que contiene mayor velocidad, con sonidos envolventes y que hacia el final, detenta la voz de Lillo en un relato que acaba con un desgarrador grito. Con un anuncio del cantante indicando “Ahora viene la canción de los más volaos”, nos dejan caer una de sus más extensas composiciones: “Fractales”, un tema que es una aventura por sí misma con una hipnótica y emotiva puesta en escena de parte del quinteto en 11 minutos de puro virtuosismo.  El público ya comenzaba a poblar tímidamente el local a estas alturas de la actuación, antes de la fabulosa “Trascender”, la que fue la antesala para la presentación de otra nueva canción – que será parte de su próximo trabajo- una agradable “Landó”, que permitió ver como disfrutaban de su actuación Vergara y Córdova en una dupla que emanaba alegría. Tras bromear un poco por su tardío comienzo: “Los Pájaros Nocturnos no podían llegar de día o se llamarían Pájaros Diurnos”, llega el cierre de la presentación  con “Respiro”, otra pieza de gran duración (sobrepasa los 7 minutos), en el que dan rienda suelta a toda su psicodelia. Ovación final para un show que fue de esos que marcan las retinas y que mereció tener más público en la sala desde un principio, dada la calidad entregada en su actuación.

Sigue a Nubosidad Parcial en:

PÁJAROS NOCTURNOS

Fueron los encargados de cerrar la jornada; Arrancaron el show a eso de las 23:30 horas, con la inédita «Sol Verde», generando una respuesta espontánea de la audiencia. La banda formada por Luis Ostornol en guitarra y voz, el hábil Felipe Leficura en piano, Miguel Díaz en percusión y Synth,  Javier Ibarra en bajo y el virtuoso Gino Maccarini en las baquetas. Con influencias de  jazz, rock, blues, folklore latinoamericano, poesía y también psicodelia, nos brindaron un concierto que se caracterizó por la intensidad sobre el escenario. La pasión con que cada uno de sus músicos ejecutan y el arraigo que les lleva a convertirse en un acorazado que dispara su música de manera que los presentes también formen parte de la catarsis que se genera en el entarimado. Los Pájaros son una banda «en directo», ya que sus sonoridades superan generosamente a las de su álbum debut homónimo de 2015, siendo en vivo una experiencia apasionante en temas como “Genio Y Figura”, la tremenda “La Polilla Y La Luz” y “Trip”. Luis Ostornol hace un breve intermedio, para contarnos que estuvieron tocando hace poco en Argentina en ciudades como Córdoba, Mendoza y Buenos Aires, oportunidad que aprovecharon para visitar la tumba de Luca Prodán en el Cementerio de Avellaneda. Este relato sirvió como excusa para presentarnos su bien logrado cover de los argentinos de SUMO: “Mejor No Hablar De Ciertas Cosas”, que fue recibida con euforia de los asistentes. En “Noche Desfigurada” – Otra nueva composición –  hubo problemas en el cable de la guitarra de Ostornol, los que fueron solucionados al instante por el guitarristapara continuar con «El Viento» y la ya estrenada con anterioridad: “Viaje Al Centro Del Nervio”, que fue escrita tras la muerte del Mamo Contreras. Pasada la medianoche, decidieron hacer debutar un tema más – aún sin nombre – que dejó satisfecha a la audiencia que se congregaba en el local Ñuñoíno. Está claro que la mayor cantidad de público iba por la banda que cerraba la noche y así lo demostró el cierre con un local a su aforo pleno a las 00:15 minutos. Impecable actuación del quinteto que tuvo la potencia al máximo, amenazando con echar abajo el House Rock en todo momento. Solo quedaron – una vez más – al debe con una de las composiciones que más gustan, aquella del pájaro innombrable, pero será para una próxima oportunidad.

Sigue a Pájaros Nocturnos en:

Resulta gratificante el ver que el público está respondiendo al llamado a conocer el rock nacional original, incluso en día jueves y en un mes complicado en la Capital como es febrero. Es así como otros dos shows importantes de este día, también se dieron a completa capacidad: Ciclo Rockatto en Bar 35mm y Ciclo Hecho En Chile en Bar de René, (ambos gestados por  medios de comunicación hermanos) ¡Bien por los rockeros nacionales!

Fotografías: Pablo Aliaga

Texto: Cristián Carisma