Más de dos horas de show, un Teatro Caupolicán en el que no cabía un alma más y un espectacular escenario en 360°, fueron los componentes de esta memorable noche.

La Renga es un grupo que se caracteriza por tener una hinchada incondicional y a pesar de que los trasandinos habian visitado nuestro pais hace menos de un año, el Teatro Caupolicán estaba a más no poder, incluso bastante gente -no precavida-  no pudo conseguir una entrada ¡si hasta los revendedores estaban escasos! (fenómeno que también sucedió para Motörhead). Fue una noche espectacular, inclusive para quienes asistimos a sus shows cada vez que visitan Chile, podrían pensar que estamos “acostumbrados” a la explosividad de sus shows, pero con La Renga se vive el espectáculo y esta vez el público se convirtió en un sólo gran ser vivo, un monstruo que  cantando y gritando a todo pulmón, opacaba en ciertos momentos incluso a la misma banda. La Renga sabe la pasión que despierta y por eso ya son de la casa.

El público comenzó a llenar el Teatro a unas horas del comienzo del show, venían de asados, previas, solos o acompañados, vimos familias completas, era un público de todas las edades y al menos dos personas asistieron en sillas de ruedas (eso es pasión señores!), venian de Chile, Argentina, Uruguay y otros paises hermanos, todos unidos para esta experiencia. El Caupolicán estaba cubierto por lienzos y un público cada vez más impaciente para que comenzara el show, luego de unos minutos de retraso se apagan las luces y explota el Caupolicán con «La furia de la bestia rock», tema que despertó al monstruo quien se mantuvo coreando y gritando por más de dos horas, sin decaer, gracias también a que el setlist, estuvo exento de baladas, personalmente considero que  fue una buena elección de temas, compuesta de en su mayoría clásicos como «El Twiste del Pibe», «El Terco», «Motoralmaisangre», «Al que ha Sangrado» , «Panic Show» y «Oscuro Diamante» entre muchos otros, que recorren gran parte de la historia musical de la banda, para algunos faltaron clásicos como «La balada del diablo y la muerte», pero creo que fue bueno omitirlo esta vez, este tema cae en el saco de sobre explotados, no por la banda en sí, sino popularmente, ojo que me gusta y obviamente la hubiera cantado como siempre, pero fue bueno un descanso.

Durante todo el concierto se veian ondear banderas de los distintos países asistentes y de los discos de La Renga, personas saltando, felices, machos recios sin polera, todos cantando a una sóla voz,  él único momento de “descanso” (añadir más comillas) fue con el comienzo de «El viento que todo empuja», pero eso era ya casi al final del show, asi que al parecer no fue necesario ningún descanso, el encore a mi gustó fue un poco largo, pero después de tanto tocar, cantar y correr alrededor del escenario (en particular Tete saltando incontables veces desde los parlantes) , se entiende, el público llegó con la energía al 100%  se creó un ambiente de confianza y rock & roll con la banda,y la energía del público durante todo el concierto estuvo al 200% pero ya al cierre con «Hablando de la libertad» el Teatro Caupolicán estalló de emoción, no existía el cansancio, fue una explosión de emociones, un gran término, para un gran show.

Sólo caras sonrientes, más de alguien disfónico y con los pies adoloridos fue el resultado de este gran concierto, que con sólo unos percances en cuanto al sonido, no hicieron que esta fecha perdiera su grandeza, En Donde estés en Cualquier Lugar, se convierte en uno de los mejores shows de La Renga en nuestro país, mención a parte para el escenario que hizo que todos pudieran disfrutar muy bien del show, además hacerlo más cercano, tanto Tete como Chizo cantaban en los distintos micrófonos instalados en el escenario, asi es como todos pudieron tenerlos de frente en algún momento, mientras que Tanque y su batería tenían una base giratoria asi que los tres integrantes, además de los invitados a este show, participaban de una forma más cercana con el público, el juego de luces fue la pincelada maestra para esta composición, mucha luz y una buena buena coordinación de las mismas, generaban un ambiente ideal para cada tema además de ir acordes a las emociones del público , un agradecimiento a la producción nacional y de La Renga por entregarnos este show, esperamos ver de nuevo al escenario de 360° por nuestras tierras.

Setlist

1.-La furia de la bestia rock
2.-Canibalismo galáctico
3.-Detonador de sueños
4.-Tripa y corazón
5.-El terco
6.-Cortala y olvidala
7.-Motoralmaisangre
8.-En el baldío
9.-El twist del pibe
10.-Poder
11.-La Vida Las Mismas Calles
12.-Ser yo
13.-Dioses de terciopelo
14.-Cristal de zirconio
15.-El camino del deshielo
16.-Algún rayo
17.-El rey de la triste felicidad
18.-Al que ha sangrado
19.-Oportunidad oportuna
20.-Arte infernal
21.-Bien alto
22.-Psilocybe mexicana
23.-El viento que todo empuja
24.-La razón que te demora
25.-Oscuro diamante
Encore:
26.-Panic show
27.-El final es en donde partí
28.-Hablando de la libertad

 

Review: Tamara Matus

Fotografía : Mauro Villarroel

[fbphotos id= 598645016846446]