Bar de René

13 de Agosto de 2015

NOS PILLARON Y NOS MATARON, A PURA INTENSIDAD

 

HIJOS DE ALGO es un Power Trío que nació el año 2011, como un Proyecto formado por músicos de destacadas agrupaciones nacionales. Así es como Feliciano Saldías también es miembro de ZURDAKA y ex integrante de MACHUCA,  Daniel Robles de LA DANZA DE LAS POLILLAS y de banda SILENCIO, mientras que  Mauricio Hidalgo, es el ex baterista de LA MALA SENDA y los icónicos WEICHAFE. Con el disco Te Pillo Te Mato (2014) bajo el brazo; se presentaron en el Bar de René, el pasado jueves, en el marco de las Fiestas del Dr. Rock & Roll.TPTM24

Faltando dos minutos para las once de la noche, Mauricio “Negro” Hidalgo toma posesión de la batería con un afable “Hola”, para inaugurar la intro que acompañó – en su ruta al escenario – a Daniel Robles en el bajo y a Feliciano “Cachano” Saldías en voz y guitarra. “Pagarás” fue el umbral de un show que iría creciendo en intensidad a medida que avanzaba la noche. Si el público estaba frío en las primeras canciones; se fue desatando para someterse completamente al impecable sonido del Súper Power Trío. Un lleno total en el Bar De René que se reflejó con el auditorio TPTM6cantando a todo pulmón, entre otras, las estrofas de la maravillosa “Ansias De Poder” y cada una de las composiciones que sacaban del bolsillo estos versados artistas, incluido un muy buen cover de “Madre Tierra” de Robi Draco Rosa. En la primera parte, también contaron con el multifacético MC nacional Cevladé, como invitado en “Reacción” y nos ofrecieron una memorable versión de ese tremendo tema que es “Nacerá”, tras lo cual Saldías regala (O lanza como proyectiles) algunos discos para sus fanáticos.  Tuvieron otro huésped de lujo en la persona del histriónico Felipe “Ganso” Silva Grez en “No Puedes Perder”, ese sentido blues que todo el mundo cantó con ahínco y en un trance que, más que concierto, parecía una Misa de adoración a HIJOS DE ALGO.TPTM18

Una ventaja que tiene el trío es que, a pesar de tener sus cimientos en bandas representativas de nuestra tierra; optaron por el camino difícil, componiendo melodías que se alejan totalmente de sus influencias, imprimiendo su sello propio, aportando en el refresco de la escena.

Continuando con la actuación, “No Es Cierto”, que algunos podrían catalogar como Reggae pero que, en lo personal, suena más a una canción de raíz con matices atractivos que la hacen un imperdible en cada presentación del trío. Era tanta la euforia, en algunos pasajes, que un fanático sube a apoyar a Saldías con los TPTM28estribillos – so promesa de ganar una copia de Te Pillo Te Mato – con su cerveza en ristre cual espada afilada llamando al ataque en una batalla que ya tenía un vencedor y ese vencedor era HIJOS DE ALGO.

En momentos en que Feliciano baja al público, Daniel aprovecharía para bromear imitando al cantante, el que cobró su venganza burlándose de vuelta del canoso bajista. Estas postales definen lo bien que se lo pasan sobre las tablas, asunto que es contagiado a los espectadores con su implacable show que no deja respiro.

A las 0:07 es el pre cierre antes de que la concurrencia exigiera algo más. El bis llegó de la mano de “Sin Miedo” con Rodolfo Vergara Palavecino como guitarrista invitado (de la banda Chillaneja-Temuquense, RONCO y compañero de Daniel Robles en LA DANZA DE LAS POLILLAS) con un sorpresivo amago de “Purple Haze” del gran Jimi Hendrix incluido. La cortina se baja definitivamente a las 0:14 horas con “Caliente”, la que fue coreada en forma vehemente,  por cada uno de los presentesTPTM2 amenazando con echar abajo el Bar de René.

Sin lugar a dudas, HIJOS DE ALGO es una banda para disfrutar en vivo; la experiencia es completamente diferente a oír el disco;  se logra apreciar la puesta en escena que prodigan los tres integrantes de esta mega agrupación; Las bases de bajo de Robles que palpitan con fuerza machacando cerebros, El Negro Hidalgo que es un portento en la batería, con su mirada perdida, se concentra completamente para brindarnos sus mejores golpes y el pequeño gigante de Feliciano Saldías es poseedor de una colosal voz, además de gran calidad en la guitarra.

HIJOS DE ALGO, No es ver a tres músicos ejecutando piezas con sus instrumentos, son tres músicos que se transforman en sus instrumentos vistiéndolos y sintiéndolos con cada acorde.

Reporte: Cristián Carisma

Fotografías: Negra Ho