Sala SCD Vespucio

Viernes 07 de agosto de 2015

Una Sala SCD con un correcto marco de público – pensando en el frente de mal tiempo que azotaba nuestro territorio – acogió a POLIMETRO y SOBERNOT con la calidez necesaria para un gran espectáculo. Dentro del recinto se pudo avistar, además, a grandes artistas como Ives Gullé, América Soto, Pamela “Pamo” Muñoz y el nuevo cantante de DRAKE: Felipe Del Valle; que darían su cuota de glamour a la gélida noche.

El vamos estuvo a cargo de la novel agrupación SOBERNOT, quienes están formados por el cantante Cesar Vigouroux, Pablo La’Ronde  en guitarra, Joaquín Quezada en el bajo y Felipe Sobarzo a la batería; los que s14están en plena promoción de su trabajo debut: el EP “Aurt”, que fue interpretado íntegramente en la ocasión. A pesar de contar con solo un año de vida, mostraron una maciza propuesta basada en su metal extremo. Su posicionamiento del escenario, los hace ver como un conjunto que lleva lustros sobre las tablas; sobre todo el dúo conformado por La’Ronde y Quezada. Con un inicio desafortunado en que el cantante estaba sin sonido en el micrófono, ripio que no fue suficiente para que una vez superado el impasse, Vigouroux nos brindara  sus magníficos registros vocales. Temas como la enérgica “Cowards”, que fue dedicada a los que no acudieron al show, “The Second Coming” en la que el Cura Tato se llevó los laureles o “Let Them Starve” que fue adjudicada por toda la clase política, en especial por el señor Larraín; fueron parte de la tónica de una presentación cimentada en la pulcritud del sonido y en la inmensa fuerza interpretativa de cada uno de los miembros de SOBERNOT.  “Silent Conspiracy” fue la canción nueva, recientemente estrenada en el Bar de René.

Preparándonos para una jornada que pasaría la medianoche, hacen su ingreso al escenario POLIMETRO: Patricio PL9Esquivel en Batería, Carlos Esquivel en Guitarra, Sebastián Poblete en bajo,  Mauricio Eyzaguirre en Teclados y el incombustible Ricardo Susarte en las voces. Comenzaron con varios problemas de sonido a partir del vamos con “Trance” e “Hijos Del Temor”, más que todo en los parlantes de retorno del bajo y teclado, matizados por la rebelde gripe que aquejaba al cantante, el que tuvo que hacer esfuerzos sobrehumanos para mantener la afinación. Más a pesar de estos problemas y demostrando los años de carrera que llevan en el cuerpo, fueron capaces de brindarnos un concierto de esos de los que se hablará por mucho tiempo. Incluso Susarte bromeó con Cristián Mardones (Encargado de la consola); pidiendo que le afinara la voz un PL3poco, antes de entonar “Laberintos”. Se habían presagiado sorpresas y vaya que las hubo; un recorrido por la vasta trayectoria de esta agrupación icónica de nuestro país que sorprendió a parte de su incondicional público con un set acústico que incluyó “Ella” y la inesperada “Caminos Opuestos” de su “cassette” Mi Sueño Real (1996), el celebrado clásico “Leyenda” grabado en el génesis de la banda como FIXIÓN, obsequios para el público cortesía del fan club Oficial “La Comunidad De Los Sueños” y la celebración de Cumpleaños de Antonia – Protagonista de la carátula de su disco de 2014 (El Laberinto de Los Sueños) – quién es hija de Mauricio EyzaguirrePOLIMETRO terminaría siendo ovacionado de pie, tras entregarse por completo sobre el escenario, a pesar del resfrío de su vocalista, desempeñando su labor en forma profesional y afable con su público obviando las taras de sonido que sufrieron a lo largo de la jornada.

La noche del 7 de agosto; convergieron dos bandas de existencias distintas, una con un largo camino que los ha consagrado en el rock nacional y otra basada en un nuevo proyecto que viene a reforzar la escena, presentándonos una ceremonia que llenó de emoción a un auditorio que colaboró retribuyendo con aplausos y plena participación en un show épico. Dos propuestas diferentes que se hermanaron en el único idioma que todos hablamos: El Rock.

Texto: Cristián Carisma

Fotografías: Negra Ho